Gente que se aburre y se dedica a joder a los d+.

Os estoy escribiendo amigos, a la 1.31 de la madrugada desde mi tienda.

Me encuentro sentado sobre un taburete, en una sala donde se realizan actividades fotográficas, con un portátil sobre el “escaparate-mesa”. Con una coca-cola al lado, una botella de agua al otro, un mando de la Play enchufado al portátil, una máquina reveladora de fotos detrás y una fotocopiadora a la izquierda. A la derecha tengo a mi padre sentado sobre una silla, leyendo un periódico chino a la vez que está viendo una serie sobre la Guerra de China defendiéndose ante la invasión de Japón sobre 1930 – 1945 (sí, soy un poco ignorante en la historia de China “del mismo modo de la española”; simplemente la historia “no va” conmigo). Con su móvil sobre la mesa con el cual si me aburro me pongo a llamar a la gente “gratis”.

Hay un colchón tirado en el suelo, con una manta tirada encima,  y una “silla” de estas de la playa que se utilizan para tumbarte al sol (que no me acuerdo cómo demonios se llama).

Como ya dije, estoy en la sala fotográfica, no es más que una pequeña “habitación” del hall y sala principal donde se encuentra el resto de la tienda que mis padres poseen. (Alimentación y todo eso) cuyo tamaño supera a este habitáculo por unas 4 veces. Todo esto resultaría normal, si no tuvieramos un escaparate frontal que da a la calle a medio arreglar, y una persiana metálica delante del escaparate subida del todo.

¿Por qué? … ¿Y me lo preguntas? Porque se ha jodido,coño! estropeado. – Vale, y lo del cristal?.

Por partes. Feliz año nuevo =).

Hagamos un “flash-back” , resulta que el año pasado, hace unos días, mis padres cerraron mi tienda como de costumbre a las 3 y media. Qué sorpresa la suya, que a la hora siguiente les llama un nº muy raro, diciéndoles que el escaparate frontal estaba roto. Lógicamente, ni yo me creería eso porque tenemos la super-hyper-mega persiana metálica (eléctrica) delante del mismo por lo que, si no rompes la persiana , no puedes romper el cristal. Vamos, que era una broma. Pero resulta, que ya, el que hablaba por teléfono, empezó a llamar a mi madre por su nombre y por el local que poseíamos y su cara cambió de repente.

Mis padres se fueron primero, yo me quedé con mis hermanos en casa, por si les pasaba algo. Y como curiosidad, les mandé que se vistieran y que se abrigaran porque íbamos a ir a la tienda a ver qué pasaba.

Dada la casualidad de que, cuando llegué, ví a 2 policías locales, y un camión de la ambulancia aparcado en frente de mi tienda (bloqueando uno de los carriles casi en medio de un paso de cebras). Me dí cuenta de que unos hijos de puta que no tienen nada que hacer más que joderme a mí y a mi familia + la de los demás impresentables desgraciados (habrá menores leyendo esto por lo que hay una “cierta” censura), tiraron de la parte inferior de la persiana hacia afuera (debido a que es imposible subirla puesto que el motor de la persiana te lo impide), rompieron el cristal del escaparate por el cual entraron y robaron de todo lo que les pareció.

Qué pasó luego? Tema seguros, denuncias, reparación, intento de reparación… Espera… y la ambulancia para qué? Cuando llegué vi a mi padre salir del pequeñísimo agujero entre la persiana y el suelo de unos 40cm de altura y hablar con los agentes quienes nos interrogaron. Lógicamente no pudimos responder a nada. Lo que sí nos pareció raro fue un robo a las 4 de la tarde en un local delante de un semáforo, edificios, al lado de un local y en una calle bastante transitada por la gente del barrio. Me voy desviando de tema, la ambulancia? Estaba mi madre dentro… Por suerte, no fue nada grave (o al menos para vosotros). Tuvo un ataque de ansiedad, sí, de esos que te desmayas y te quedas lelo/a durante un buen rato. Y no la pude ver pasada media hora.

Cuán fue mi asombro (parezco Quevedo y todo), que la encontré con el tubo utilizado para abastecer oxígeno al / a la paciente, tumbada sobre una camilla con los ojos cerrados. Mi corazón no paraba de latir, mi cerebro no paraba de pensar “ojalá no sea nada grave”, mis sentidos se alteraban, las glándulas sudoríparas no paraban de segregar sudor por toda mi cabeza… Qué alivio fue cuando el médico me explicó la situación . Traslado al hospital clínico de San Carlos y nada más. Por el lado contrario, NO ME DEJABAN IR CON ELLA?! . Asi pues, tras media hora de metro y búsqueda, encontré a mi madre en un pasillo sentada en una silla de ruedas medio dormida, con cara de palidez y no de muy buen estado. Me sentí aliviado al ver a mi madre…Estuvimos esperando a que hicieran análisis y demás y de vuelta a casa me contó lo que le ocurrió. “Seguramente me puse demasiado nerviosa, empecé a perder la vista, me caí al suelo. Comencé a sentir una sensación de hormigueo por todo el cerebro, pero no de esos que se te queda dormido un pie, sino con unos “toques de pinchazón”… Insoportables, me daría miedo volver a sentir eso. Mis manos estaban muy frías, no las podía mover, no me podía mover. Te entraba una sensación de “vagueza” para moverte, algo así como, te tienes que mover pero tu cuerpo no quiere porque le da pereza. Noté cómo de difícil era respirar en ese momento, no de inhabilitación sino de “tienes 200 pulsaciones por minuto y respiras más rápido que después de correr una maratón de 123098 km sprinteando” Podía oír lo que decíais pero no podía contestar…” Si separas cada una de esas sensaciones, no puede ser “muy peligroso”, pero si unes todos esos síntomas, tienes un cóctel que nadie querría tomar… (a no ser de que esté en un psiquiatra”. Ahora está bien.

Situación actual, ya lo habeís leído. Sin persiana, el cristal está desprotegido, sin cristal, hay barra libre para todos los que deseen entrar. Y para evitar esto, alguien tiene que quedarse trasnochando aquí sin nada que hacer (no, deberes NO), escribiendo un artículo para desahogarse un poco. Sí, Red Bull esta noche no va a faltarme, tengo 3 cajitas en el almacén (o eso creo), pero miedo… la verdad, tomas en tí la responsabilidad de proteger el negocio que con tanto esfuerzo han intentado mantener tus padres, pero por otra, la de estar indefenso ante un grupo de gente que venga (bueno, si contaís unas cuantas porras de metal, osease palos de fregonas =) )

Planes de mañana (domingo), ídem de lo de hoy. Adiós ir a Toledo a visitar a unos amigos y pasárselo bien, ya que vacaciones quedan pocas.

Planes de pasado mañana, ídem de los de estos 2 días… Normal, estando hasta el coco con la cocaína, heroína, maría cafeína del Red Bull, me vaís a ver temblando en la cama como si un shock me estuviera dando.

Así que… vosotros me direís.

Para que os hagaís una idea os dejo esta panorámica mal hecha con el móvil.

Un comentario el “Gente que se aburre y se dedica a joder a los d+.

  1. Ruyi dice:

    En nuestro negocio también hubo una persona, que creo que también se aburría y vino a nuestro restaurante para jodernos. Es una historia muy rara pero que pasó de verdad.
    Vino un francés (creo que era un turístico) y pidió un menú para 6 personas para llevar.Hicimos la comida, él nos pagó, y hasta aquí todo bien. Dos horas más tarde volvió a venir y dijo que la comida estaba mal y que quería que le devolviésemos el dinero. Después de discutir un rato vio que en la barra del bar había unos 30€ (que era para el cambio para otros encargos). Los cogió y se fue corriendo. Yo no sé porqué reaccioné tan rápida y fui corriendo por el otro lado y llegué antes que él a la puerta. Intenté impedir que saliera, pero él me pegó hasta que solté la manilla de la puerta. Mi padre reaccionó y vino, los dos se pegaron en la calle. Después mi padre entró en el restaurante con la mano en el ojo sangrando. (el p*to francés le dio con una palo que tenía tornillos). Tuve que llamar a la ambulancia. Dijeron que ya venía, pero pasaron como una hora y no venían. Yo cada vez me ponía más nerviosa, latiendo el corazón a cien, por lo que estaba sufriendo mi padre. Por fin vino la ambulancia, y dijeron que mi padre casi estaba ciego, pero sólo por unos pocos centímetros. En el hospital de urgencias tuvimos que esperar como tres horas. Mi padre le cosieron la parte rota y a mi me hicieron una revisión, y no me pasaba nada.
    Bueno esto fue ya dos o tres años. Ahora mi padre ya está bien.
    Ahora que pienso sólo por 30€ mi padre casi se queda ciego. No vale la pena, no tenía que haber impedido que se fuera.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s