Historias emotivas (1)

Os voy a contar e ilustrar una historia (resumida) de 2 niños cuyos padres fallecieron en el terremoto ocurrido en China hace aproximadamente un mes. Es muy emotiva la historia, al menos para mí. Poneros en su situación. De hecho, pierde toda la emoción traducida al español. (Problemas de gramática, expresión, etc…)

Huerfanos

“Mi hermana y yo todavía somos pequeños, ella todavía no sabe que nos hemos convertido en dos huérfanos, ambos pensamos mucho en mamá, cada vez que sueño con mamá salgo afuera a llorar, porque no quiero que mi hermanita me vea llorar. Ahora tampoco quiero ir al colegio, quiero ir a un templo y hacerme monje para cuidar a mi hermanita, quiero estar todos los días en el templo y leer “Jing” (traducido literalmente sería “El libro del Camino y su Virtud”, pero que más o menos viene a ser una religión/filosofía cuyo objetivo fundamental es alcanzar la inmortalidad, como longevidad en plenitud. De la misma manera, se decía que las personas que vivían en armonía con la naturaleza eran inmortales.) para que su espíritu pueda ir tranquilo, y hacer que sea feliz en el otro mundo, y también espero que nuestra madre nos pueda protegernos a ambos…”

Así comienza una historia de WuJin (que cumple 11 este año) y su hermanita pequeña SuoNan (de 3 años) que quedaron huérfanos tras el terremoto de QingHai…Esto puede ocurrir en cualquier parte del mundo, pero que pocas veces o ningunas veces (afortunadamente o no) nos suceden y nos hacen cambiar la manera de ver el mundo.

A las 16:55 del 20 de abril de 2010, en la zona devastada por el terremoto sucedido en Yushu (localizado en la provincia de QingHai), WuJin está jugando con un vecino suyo al fútbol : “Vamos, creo que mi hermanita SuoNan se va a despertar en nada, si se despierta ya no podré jugar contigo, rápido! Chuta el balón!”.

A los 5 minutos, WuJin llega al campamento de ayuda establecido cerca de la zona devastada por el terremoto y bebe agua con su amigo : “Si no fuera porque mi hermanita de 3 años se hizo daño en la pierna y no puede dormir, hoy te hubiera ganado con 10 goles de diferencia” (Se sobreentiende que, si su hermana no puede dormir, él tampoco debido a que la tiene que cuidar, y de allí, su fatiga y la mención de que podría haber ganado)

Huerfanos 2

Antes de terminarse el agua, WuJin escucha cómo su hermana se había despertado y empezaba a llorar, y rápidamente fue a donde estaba: “SuoNan, has vuelto a tener pesadillas? No temas, tu hermano mayor está a tu lado, no llores, vale? Quieres que luego vayamos a jugar?”

Huerfanos

Al ver que dejaba de llorar, WuJin saca un cuaderno: “SuoNan, escuchame, no hagas más ruido. Yo también llevo unos días sin ir al colegio, estos libros no los he tocado desde que ocurrió el terremoto, y temo que cuando vuelva al colegio, no esté a la altura, asi que dejame estudiar, y cuando termine vamos a jugar, te parece?”

Pero la niña de 3 años pareció no comprender lo que dijo WuJin, y al rato gritaba diciendo que quería a su madre : “Mamá, quiero a mamá! Quiero ver a mamá, llevo muchos días sin ver a mamá! Hermano, me puedes llevar a verla?”

huerfanos 4

Viendo que no dejaba de parar, a WuJin solo le quedaba la opción de llevar a su hermana a ver a su madre : “SuoNan deja de llorar. Ahora te llevo a ver a mamá, ya te lo he dicho, estos días mamá se ha ido a otro sitio a atender unos asuntos,y no va a volver”.

Al llegar al lugar donde estaba su casa, bajó a su hermana y dijo : “WuJin, tu pierna no está bien,  quédate aquí. Yo voy a ir a donde los escombros a sacar las flores que más le gustaban a nuestra madre, vale?”

huerfanos 5

“Madre, he traído a SuoNan a verte, mamá, SuoNan y yo te echamos menos. Mamá, mi hermanita todavía no sabe que has muerto. Mamá, estos días por la noche, he soñado que nos hacías la comida… te echamos mucho de menos.” WuJin, no aguanta más, y se echa a llorar, con su hermanita que apenas puede mantenerse en pie por sí sola agarrada a su hermano mayor.

huerfanos 6

“SuoNan, escúchame, deja de llorar, te voy a limpiar las lágrimas, las niñas, si lloran, dejan de ser guapas, quédate aquí y no te muevas, espera aquí que voy a buscar las flores que más le gustaban a mamá y luego te llevo a casa de un familiar, te parece bien?” Decía WuJin intentando consolar a su hermana a la vez que secaba sus lágrimas.

huerfano 7

Después de consolar a su hermana, WuJin se pone al lado de un perro que estaba tumbado sobre la nevera: “Este perro era nuestro, desde que pasó el terremoto, ha estado aquí todo el rato sin moverse, yo le quiero llevar a la casa de un familiar nuestro para que viva con nosotros, pero hagas lo que hagas no se mueve de aquí, lo único que puedo hacer es traerle restos de comida desde la casa de un familiar para darle de comer.”

huerfanos 8

“Más o menos, un mes antes de que pasara el terremoto, mi madre compró en el mercado un ramo de unas flores muy bonitas y las puso en casa, vino el terremoto, y la casa se vino abajo, mi hermanita SuoNan se hizo daño en la rodilla, mi madre cuando fue sacada de los escombros ya había fallecido, las flores que compró mi madre también quedaron enterradas. Ayer por la noche, en un sueño que tuve, mi madre me decía que quería que sacara las flores de entre los escombros”. Dice mientras sigue excavando en busca de las floras que le gustaba a su madre.

huerfanos 9

Al cabo de una hora, WuJin por fin encuentra el ramo de flores que su madre había comprado y luego las puso encima de los escombros: “Mamá, he encontrado las flores, he puesto las flores que tanto te gustaban sobre los escombros de nuestro hogar. Mamá, las estás viendo? Mamá, ahora estamos solos sin nadie que nos cuide. Por favor! ruega por mi hermana para que su pierna se recupere cuanto antes,y ruega por mí para que crezca rápido y ser más mayor y así poder cuidar mejor a mi hermanita.”

huerfanos 10

Después de despedirse de su madre, WuJin coge en brazos a su hermana y se dirige de vuelta hacia el campamento : “SuoNan hoy hemos encontrado las flores que más le encantaban a mamá, pero ha dicho que no tiene pensado volver a vernos, nuestro padre también se ha ido, ya no nos quiere, sobre este mundo ya solo quedamos nosotros dos.”

A mí personalmente, se me saltaron las lágrimas de lo triste que es, en algunas/todas las ocasiones, la pérdida de un familiar. Algo que se acentúa más es tu padre/madre y mucho más si son ambos.

Es rabioso ver cómo gran parte de la sociedad de hoy en día no aprecia la vida… Como ya dije hace mucho en un artículo sobre las desigualdades económicas que escribí en el blog. “Uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde”.

Tras 4 meses sin actualizar os cuento : 10 segundos en las vías del metro.


Simplemente eso.

Que vayas haciendo un cubo con una mano en el andén del metro, la cara que se te queda cuando ves que se te resbala de la mano, cae al suelo y salta una pieza a las vías del metro…No tiene precio.
En ese momento, estás maldiciendo a todo dios, y que, a pesar de tener una colección bien grande de cubos, quieras recuperar esa pieza. (Por cierto, gracias Diego, xD ha sido causalidad de que estuvieras allí pa ayudarme a recoger las piezas).

Entonces, en una décima de segundo te pasan por la cabeza diez mil cosas. Que si me bajo, que si no, que si hay guardias, que si me pillan, que si mejor aviso a los de la taquilla, que si a ver me van a dar por culo, que si bajo no subo…que si pierdo la vida. Y te lo planteas, y dices, con un par de huevos voy a bajar. Pero antes de hacerlo se te sube al cerebro esa típica escena de las películas de : “Corre, corre! que viene el tren!”, y tú corriendo como  un cosaco intentando evitar lo que no puedes evitar.

Total, miré el panel ese que te pone el tiempo que le queda para venir el siguiente : “3 minutos”. Dije, tiempo de sobra.
Pedí a una señora que me sujetara unos papeles y el cubo medio-desmontao (que se parecía más a chuky que a un cubo). Y salté abajo.
La señora que me sujetó las cosas estaba a punto de gritar. (No la ví, pero supongo que tendría la cara de asombro, de en plan : Este notas se va a suicidar o algo) [sí, ya me gustaría sí, no te jode].
Cogí la pieza, la puse en el andén y dije : “Vamos a subir”. Qué pasa? Que te das cuenta de una cosa :  Siempre has pensado que la altura entre las vías y el andén es mínima y que es fácil de trepar. Y a eso os digo : “Y una mierda!”. Yo que soy más o menos medianamente alto, el andén me llegaba un poco más arriba de los hombros. Tuve que apoyar las manos en el andén, poner los pies donde las vías para coger un pelín de altura y digo : vamos a intentarlo. Primer impulso, y porque subí mal, veía que no subía solo con los brazos y apoyé la pierna derecha encima. Y logré , gracias a nadie (puesto que nadie es perfecto…parida), subir.

Eso sí, tu subes y ves a las personas de al lado mirándote así Ô.ô, pensando : los chinos de hoy en día están muy locos, o , este de qué va. Y tú, tumbado como un gusano en el suelo porque habías subido mal (y que de otra forma no podrías subir si no eras Usain Bolt y te corrías toda la vía hasta las escaleras que hay en los extremos del andén…sin dejarte la mitad de los dientes por el camino…claro está.)… Bueno, pues recogí la pieza, di gracias a la señora por haberme sujetado las cosas y terminé de montar el cubo. A seguir haciendo el cubo… con 2 manos y lejos de las vías del andén. Que si mal no recuerdo era Príncipe Pío.

Ahora que me ha pasado esto, no es plan de aplicar la moraleja de : “Es mejor prevenir que curar”. Y decir, la próxima vez no me pongo a hacer cubos en el andén del metro, sino, para lo que te quede de vida, hacer algo que también te suelen decir tus profesores : “Pensar antes de hablar”. Ha sido una experiencia un tanto desagradable, pero a la vez, afortunada porque te ha servido para algo y es una “lección para lo que te queda de vida”.

PD: Si dentro de unos días vienen a buscarme a casa dos agentes de policía… ya sabré por qué será.