¿Confianza?

Muy poca gente va a leer esto, pero en realidad me importa más bien poco, es un medio para desahogarme en cierto modo.

Me meteré en más problemas de lo que tengo… Pero, Total, qué voy a perder, ¿la vida? más bien la vergüenza.

Más de una vez en la vida os surgirá este tema, en quién confiar. Hay muchas razones para confiar en distintas personas, pero, esas razones son justificadas? Es decir, por el mero hecho de conocer a una persona más o menos tiempo, o que te caiga mejor o peor o un largo etc, ¿confiarías en ella? De hecho, estás seguro de que confías en tí mismo?

Hay distintas maneras de ver el mundo, y existen “modelos” a imitar, para que observes lo que ocurre a tu alrededor de una manera u otra, pero cada uno tiene su forma de ver el mundo, valga la redundancia.

Como consecuencia, no es justificación de las acciones que cometas, no todo es lo que parece. Tú estás depositando tus “loquesea” (tanto sentimientos, secretos, opiniones, etc…) en una persona, casi siempre sin ningún interés, es decir, no buscas nada a cambio…. [ojalá todas las amistades fueran así], pero no sabes si esa persona te defraudará o no, bien de manera directa o a las espaldas.

A mí no me gusta hablar a las espaldas de los demás, y por tanto tampoco me gusta que hagan eso de mí. Siempre he sido una persona que por naturaleza, dice las cosas a la cara, como suele ser. Pero a veces, (y gracias a mi Mr. Psicólogo) es mejor callarse “la puta boca”, por tu bien, cosa que (lo siento), no voy a hacer. No me callaré pero tampoco voy a contar las cosas como tal.

Muchos problemas he tenido, tengo y voy a tener por no ponerme un bozal. Llegas a un punto en el que todo te lo pasas por el forro.
Últimamente, he tenido unos cuantos, de toda índole. Pero alguno que otro, incompresible hasta que te dejas las neuronas dándote golpes contra la pared (si es que me queda alguna).

Cierta persona me mantuvo estos días dándole vueltas a un asunto, que, siendo sinceros, en serio que no te deja dormir. Van pasando los días, y te das cuenta de la causa de un problema, a base de cuenta gotas, pero consigues llegar a decir : “Ahora las piezas encajan”. Hice algo, seguramente no por voluntad, sino por falto de calor humano, o mejor dicho, cariño. (A lo largo de tu vida). Eso no justifica lo que hice, seguramente, mal visto por dicha persona y raíz del problema que tengo, será que a esa persona le sobra lo que me falta a mí.

Desde aquí, sigo pidiendo disculpas, las acepte o no, ya no me importa mucho. Lo hecho hecho está.

A todo esto, van surgiendo más problemas, en este caso de confianza, normal, “A quien le dices un secreto, le das tu libertad”. Prefiero cortar los problemas desde la raíz como se suele decir, y seguramente sea la opción más adecuada. Llegas a un cacao mental, dudas de todo, por una parte quieres saber algo con seguridad, pero por otra parte, pasas del tema por miedo a lo que pueda suceder.

Hace nada aconsejé a una persona que conocí hace poco : “Siempre espérate lo peor, para que lo que llegue sea buena noticia” , será que me tengo que tragar mis propias palabras, pues, ya no sabes qué coño esperar de un asunto.

Algunas que otras personas se darán por aludidas, ya todo pierde su importancia , al menos para mí. Lo que tenía que decir lo he dicho, a gusto me he quedado, paso de seguir rayándome el cerebro.
Nada va con mala intención, ni deseo ningún mal a esas personas que se den por aludidas, ya tengo suficientes yo como para joder a los demás.

¿Recuerdas? Soy un problema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s