Estancia en Valencia / OtakuArt! (parte 1)

Bueno, pues aquí vuelvo, ya con 17 años escribiendo en el blog.

Antes de escribir esto, tenía pensado redactar un post sobre otro tema que me surgió a la cabeza, pero para vago yo, y todos vosotros, que os conozco. Así que a petición de un buen amigo mío, os contaré qué hice en los 3 días que pasé en Valencia de viaje y de paso por Otakuart. (Que fue para lo que fuí).

Todo comenzaba un viernes por la tarde, que fue 9 de julio si mal no me acuerdo. En el que vago y perezoso, casi pasando del tema y jugando al ordenata; vuelve mi madre de trabajar y me empieza recordando tooooooooooooodo lo que me tengo que llevar, que si tal que si cual…. Ya sabéis, las madres, qué haríamos sin ellas =).

Bien entrada la noche, me pongo a preparar la maleta y a meter cositas inútiles dentro (veáse, cubos, bolis…ropa?) y pienso… “Menudo día me va a esperar”. Terminé como sobre las 2, ya que me entretení viendo una película de RAMBO (Bien de disparos que pegaba el tío), y “otra vez” mi madre diciéndome que abrazara la almohada una horita antes de salir hacia el aeropuerto. A hacerla caso, qué remedios.

Suena el despertador con la música de “Hell song” de Sum41. Son las 3 de la madrugada, llamo a mi padre que estaba jugando al orde (sí, habéis leído bien, al orde; juegos de cartas online y todo eso) y le digo que ya es hora de partir [que no parir]. Le doy un abrazo a mi madre antes de irme, y lógicamente, me voy.

Llego al aeropuerto sobre las 4 y allí me despido de mi padre. Desde las 4 hasta las 6 que tocaba entretenerme con algo para no quedarme frito y hacer el ridículo (aunque bien que estaba todo el mundo dormido…) total, saqué el portátil y a jugar.

Llegadas las 6 de la mañana, nos llamaron para el embarque del avión, pensaba que iba a haber problemas con el tamaño de mi equipaje de mano, pero ni lo miraron. Bien por Henxu!. Subí al avión, pero no pude coger un asiento al lado de la ventana. Quería ver todas aquellas zonas por las que sobrevolaba y si podía, hacer fotos, pero no quería gastar la batería del móvil, no llevaba el cargador encima.

El subir a un avión me recordó las veces pasadas que había estado en él. Y lo mal que lo pasabas cuando hacías presión con la mandíbula y tus oídos hacen “pum”, y no una vez, sino otra y otra y otra…Me pasé casi todo el tiempo dormido, hasta que llegó la hora de aterrizar y “zasca”, te despierta la azafata diciéndote que te apretaras el cinturón, pues, como era de esperar, había que aterrizar.  Y tú medio dormido, con cara de “anestesiado en el dentista”, tardas media hora en encontrar el maldito cinturón y cuando lo encuentras, “no sabes” abrochártelo O.o [tremendo].  Una cosa que me llamó la atención es el momento en el que el avión toca suelo y te da la sensación de que tocando tierra el avión no frena;  el susto que se lleva todo el mundo, parecía de película eso, gente abrazada a otra con cara de pánico… (Y yo que aparte de rambo ví una película de aviones que se estrellaban la noche anterior…)

Bajados del avión más despejado, notas que has dejado de estar en Madrid y que has llegado (por fin) a Valencia. Notas el aire más… húmedo, no tan cargado ni con el olor a mar de Bilbao, pero más “fresco”…[Joder, normal, eran las 7 y cuarto de la mañana… como para no hacer fresquito]. Y ves que entrando al aeropuerto, está todo en … ¡valenciano!. No tienes otra opción que guiarte por tu instinto traductor y de los iconitos. Vale, hay cosas escritas en español, como “Aseos”, pero en ese momento no me servían…

Llamo a la persona en cuya casa me iba a alojar durante estos 2 días (3 días 2 noches…) en su casa, y la despierto (SORRY U.u) para preguntar en qué parada de metro me tenía que bajar. Total, fui a la máquina (también en valenciano) y saqué como pude el billete, bueno, billete, dejémoslo en “panel magnético cubierto de papel con un dibujo de Kukuxumusu en él”, y pienso : Qué sofisticados, más que en Madrid.

Llego a la estación de Salt de l’Aigua sobre las… 8 y pico. Y me doy una vueltecilla buscando un bar donde pudiera desayunar. Al terminar vuelvo a la boca de la estación que por cierto, era bien bonita (sí, pero por la otra salida tenía mas “bujeros” de piedras en los cristales que años tiene la duquesa de Alba)

Eso sí, tuve que esperar como 2 horas (a base de resolver 2 cubos a 2 manos) hasta que llegara la maldita dichosa vaga marmota dormilona persona que me llevaría a Otakuart.  Aquí dejo yo mi primera parte, en la segunda parte pondré los días de Otakuart y cómo me lo pasé con los miembros de StudioKat (SOIS L@S AM@S!)

Anuncios

Un comentario el “Estancia en Valencia / OtakuArt! (parte 1)

  1. AzuL dice:

    Ese amigo soy yo 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s