Reflexión…

“No hay mejor manera de conocer a alguien que amándola”

Ahí lo dejo =).

Anuncios

Mañana será un último adiós…

Son la 1 y media de la madrugada, por tanto estamos en día 27… Tendría que estar estudiando para un examen… aunque hay cosas más importantes que eso.
Espero que hoy sea un buen día y algo… especial.

El jueves y viernes van a ser días muy duros para mí… necesitaré ayuda, pero no seré el único; hay gente mucho peor que yo y ellos son la prioridad.

Sí, es cierto que hace mucho tiempo que no te veía, pero nunca me esperaba que hicieras eso.
Si estos días han sido imposibles de concebir sueño para mí, de
no pensar en otra cosa que en tu estupidez por haber hecho eso, de recordar que te has ido y que no vas a volver a visitarnos…, no me imagino a tus seres más queridos: tus padres, hermanos, amigos, personas más cercanas… Espero que hayas pensado en ellas y te las lleves de recuerdo, al menos para otro mundo.
Sigue leyendo

Nunca nunca ni siempre siempre.

Una de mis principales filosofías que he aprendido a lo largo de la vida es eso que veis en el título : “Nunca digas nunca, ni siempre siempre”.

Seguramente hayáis visto en películas, series o en la mismísima vida real, escenas en las cuales se dice : “Nunca me dejes sol@”, “siempre quiero estar contigo”, “siempre estaré aquí para lo que quieras”. Sí, eso que queda tan romántico, que queda tan “cookie” o cariñoso, dulce… Pero, ¿Estáis seguros?

Me he hartado de escuchar a lo largo de los años (en especial, éstos últimos), de lo de “Amig@s para siempre”, “friends 4ever & ever”, y frases así y ver cómo al cabo de un tiempo, acaban siendo dos polos que se repelen, se odian, no se hablan… ¿dónde quedó ese amigos para siempre? ¿En el vacío?
Sigue leyendo

Poca cosa…

Sé cauto con los consejos que recibes y ten paciencia con quienes te los dan. Los consejos son una forma de nostalgia porque dar consejos es una manera de sacar el pasado de la caneca de la basura… limpiarlo, ocultar partes feas… y reciclarlo, dándole más valor del que tiene.

La vida es gris, a veces puede ser blanco, a veces puede ser negro… pero nunca rosa.

Lo negro ya pasó… y te doy gracias. Quiero pasar lo blanco contigo.

Porque a veces no me lo parece…

Me vuelvo a despertar… todavía son las 11 de la mañana. Sólo llevaba durmiendo 3 horas y ya no quise volver a dormirme, mejor dicho, no pude. Llevo como una semana con tos y resfriado, y me da que a no va a mejor.

Estoy encogido, “acurrucadito” con los brazos rodeando las piernas, la cabeza apoyada sobre las rodillas y con dos mantas cubriéndome del frío. Con la mirada perdida hacia delante viendo qué libros tengo “tirados” en la estantería. Ah sí, los había diferenciado según géneros; cómics y libros de literatura. Lo veo borroso… Intento adivinar qué libro era cada uno, qué contenían, de qué iban, intento recordar escenas bonitas, románticas, drásticas, graciosas… pero no puedo evitar pensar en lo mismo.
Sigue leyendo

¿Impotencia?

… Vuelvo al ascensor. Pulso el botón “0”, me apoyo sobre el cristal del mismo mientras se ocluyen las puertas y cierro los ojos dejando un suspiro en el aire. Ya no sé qué pensar…

La persona por la que te preocupas tiene algo que, ya no es que te intrigue, sino que es algo que quieres saber para intentar ayudarla, o mejorar la situación. Es ese pensamiento que está oculto tras una puerta cerrada, dispones de todas las llaves del mundo, pero no sabes cuál es la que lo abre. Puedes o, tirarte toda tu vida buscando esa llave sin tener la seguridad de que siquiera la que abra la puerta esté entre todo ese montón, o puedes esperar a que esa persona venga con la llave maestra y te despeje de dudas.
Sigue leyendo

10-10-10

Son las 10 y 10 de la mañana del 10 del 10 del 2010. Ayer, tras volver de la Gamefest y trabajar en la tienda me fui a dormir excesivamente pronto, poquísimas veces me voy a dormir justamente después de cenar. Ni jugué a mis partidos de Starcraft, ni al poker, ni llamé a unos amigos a quienes tenía que llamar… Simplemente, se me quitaron las ganas de repente. Hasta mis padres se extrañaron al ver mi habitación con las luces apagadas, viéndome tumbado en la cama con los ojos cerrados.

Aún habiendo dormido casi 10 horas, me siento mareado y me da la sensación de que he dormido una. Tal vez sea por el resfriado, tal vez por las (raras) 3 pesadillas que he tenido, tal vez porque esté mal de la cabeza o tal vez por … quién sabe porque no lo sé ni yo.

No sé si será por la fecha que es hoy, de todos modos no soy supersticioso. Si ya era raro que yo tuviera una pesadilla, mucho más que tuviera 3.
Sigue leyendo