El móvil y las llamadas…


El otro día (creo que fue el domingo pasado) mientras volvía en el Metro del Open de Rubik (Madrid 2010); hablando con mi amigo Mass, coincidimos en varias cosas. Él es italiano, vino a vivir aquí cosa de unos años, y comentó su punto de vista (desde un extranjero) de lo que era más o menos, la sociedad española (así, muy por encima, la vista gorda, vamos).

Recuerdo que dijo cosas sobre, la pasividad de las personas a la hora de preocuparse por los demás, en cierto modo, dijo que gran parte de las personas eran muy “egocéntricas”, como estatuas de piedra que no se inmutan de lo que le pasa a la persona de al lado (véase, amigos, familiares, personas cercanas); lo notaba en situaciones en las que normalmente, es él quien tiene que llamar para proponer ideas de hacer algo, de salir de fiesta, de ir de copas por el centro, etc… o en las que cuando le llaman, es “porque necesitan algo”, sí, eso de “ser amigos por interés”, es decir, si no necesitan ningún favor tuyo, te veo y ni te conozco, pero cuando piden ayuda por motivo, “x”, “y” o “z” es cuando se dan cuenta de que en cierto modo, existes.

Y la verdad es que en gran parte estaría de acuerdo con él, como él dice : “Me crea una gran sensación de soledad, de estar solo, de que no hay nadie quien se preocupa por ti, y más estando en un lugar que no es tu país de origen”. Es como si todas las personas de una sociedad estuvieran divididos en grupos; es decir, yo con unos, tú con otros y como dice un amigo “Santas pascuas y cada mochuelo a su olivo”. Cada persona tiene su grupillo de “colegas”, y, ciertamente, es muy difícil entrar y formar parte de ese grupo (valga la redundancia).

Esto unido al hecho de que residas en un país cuyas raíces no sean iguales que las tuyas, dificultan aún más las cosas (generalmente, resuelto por el dinero, o las riquezas que uno posea).

Y la verdad, es que esa sensación de soledad se nota mucho, mucho más en estas etapas de la vida, donde las hormonas hacen estragos en tu manera de ser, actuar y de pensar. Gran parte de las veces no de acorde a lo que en el fondo eres. Cometes actos, acciones, dices frases, oraciones, realizas gestos, maniobras, te metes en donde no te llaman, en peleas, conflictos… Todas esas atrocidades que no realizarías si estuvieras “en tu sano juicio”.

Hoy (bueno, mejor ayer), hablándolo con varias personas, se llegó a una cierta conclusión de que personas que se preocupan por tí en este mundo son más bien pocas; por mucho que te pelees con tus padres, tu novio/a, tus compañeros, tus colegas, profesores, conocidos… Por muchas calamidades por las que hayas pasado, tus verdaderos amigos siempre están allí para iluminarte en momentos negros, oscuros, amargos, melancólicos o comúnmente llamado “mierdero“.

Todos los que me conozcan sabrán que soy un chico bastante cerrado, tímido, en otro cierto modo frío; chico al que le cuesta expresar sus sentimientos; chico con bastante poca vida social, pero que aprecia todo lo poco que tiene; chico soso y aburrido que aunque quisiera ser alguien especial, no cambiaría nada por ser como es. Comparto el punto de vista de que si me llaman es porque sólo necesitan algo de mí, sólo me llaman para salir, pedir consejo, ayuda, pasar el rato en general… Cuando veía aparece el nombre de “fulanito” en el móvil, asociaba a la cabeza : “Raro es que esta persona me llame, seguro que quiere algo de mí” ; y creo sólo me he confundido 2 o 3 veces.

Creo que casi nadie me ha llamado para preguntarme un “Qué tal” sin que viniera a continuación una frase estilo “te apetece tal…”; “te puedo pedir cual…”; desgraciadamente, tengo mala memoria para esos mini-gestos (sucesos) que hacen de las pequeñas cosas, grandes detalles, que agradezco y siento si me he dejado a alguien en el tintero.

A mí me gustaría ir llamando a todas las personas que tengo a mi alrededor, parientes, amigos, colegas, conocidos, personas que no habré visto durante muchos años… veo ahora el msn o el tuenti como algo sin valor; las palabras que escribes son a través del teclado y no salen de tu propia boca; puedes escribir cualquier cosa y que resulte creíble (aunque del mismo modo puedes decir lo que sea y que resulte creíble también). Pero lamentablemente, físicamente (en cuanto a tiempo disponible) y económicamente no me puedo permitir llamar a todo santo dios. (Que no se entienda que una persona sea menos importante que el dinero de una llamada, no sea mal interpretado.)

Me encantaría hacer todo eso, de poder hablar diariamente con todas esas personas importantes para mí, de poder llamarles y decirles tantas y tantas cosas, todas esas personas que de una manera u otra han dejado una huella en el camino de mi vida y que aunque gran parte de las veces parezca que no, por muy corta que sea una llamada, aunque sólo sea para preguntar un “qué tal estás”.

Pero bueno… a veces pienso que no estoy en mi sano juicio y empiezo a soltar tonterías como estas, que en el fondo hacen mella. Aunque mirándolo de otro modo, bien es dicho que “de amor no preguntes a un cuerdo puesto que sólo los locos saben amar.” [Sinceramente, esta frase, aquí no pinta nada, es algo que me ha salido del alma].

Son la 1 y media de la madrugada, tendría que estar haciendo otras y muchas cosas más importantes que escribir una entrada en el blog (como siempre…), pero bueno. Esta noche dormiré con el móvil apagado, esta noche espero descansar tranquilo…

Anuncios

Un comentario el “El móvil y las llamadas…

  1. […] a leer lo que acabo de escribir no deja de pasar por mi cabeza las veces que habré tratado temas como estos… La paciencia con determinadas personas suele durar, más o menos, pero generalmente si te […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s