Insomnio y soledad.

Insomnio o como pasar las noches como una mañana de verano.

Desde que me fui de mi queridísimo hogar esta todo mas al revés que de costumbre. Las noches me las paso despierto espantando a los sueños, las mañanas las paso en la universidad alimentando dudas sobre si de verdad esto es lo que quiero hacer y las tardes…en algún momento tenía que dormir supongo.

Es una gran experiencia el irse fuera, descubres incluso cosas nuevas de ti mismo, la distancia ayuda a olvidar o eso dicen, el problema es que yo no tenía nada que olvidar…o eso creía.

La distancia me ha hecho olvidarme de casi todas las personas cercanas (en cierto sentido claro), de sus problemas…de los problemas que sus problemas me acarreaban a mí.

Ya no me pongo el traje de gala y me pongo a recitar el guión establecido para agradar a quien no quiero…

Tengo ganas de volver…ahora es a mí al que le preguntan “cómo estás y cuando te veré”… una frase bastante curiosa y sobre todo auténtica, que te hace pensar… es de Vetusta Morla.

“Por el día nos encierran en sus jaulas de cemento y aprendemos del león, por las noches atrapamos corazones asfixiados y disparos en su honor”.

.- Anónimo

Esto es una mini-entrada que le pedí a un amigo que escribiera para mí hace dos días. Andaba demasiado mosqueado como para escribir algo y bueno… ya que no la publiqué ese día, lo hago hoy.

Ya no me pongo el traje de gala y me pongo a recitar el guión establecido para agradar a quien no quiero…

Y qué verdad, suerte de él… Tener que… ya no es aguantar, sino convivir “por obligación” con personas que para nada te agradan, es un infierno. Este año, ya cursando en 2º de Bachillerato, lo noto muy de cerca, más de lo normal. Sólo llevamos apenas 2 meses del curso escolar, y ya me está empezando a dar asco… es algo repugnante; ya no es “no quiero ir al colegio porque ir a clases es un aburrimiento” sino que se convierte en “ya no quiero ir al colegio para poner cara de buena persona a aquella que tiene una actitud completamente hipócrita“.

Como muchos sabréis, 2º de Bachillerato es considerado por “el año de la nota”. Mucha gente se relaja en 1º de Bachillerato, o por el contrario se estresa demasiado y no suele obtener buenos resultados; de allí, en 2º los estudiantes “se ponen las pilas” y se preocupan más por la nota que necesitan para hacer una determinada carrera que dejan de lado el “aprender para la vida”.
Lo que se puede observar es simplemente… Alucinante. Hay personas que, por no anular un examen en el cual ha sacado buena nota, son capaces de joder a los 34 restantes en beneficio suyo; y cuando las hablas te ponen una sonrisa más falsa que un billete de 300€… Esto se ha convertido en una guerra, donde para ellos, el conocer a alguien desde los 5 años ya no cuenta.

Pero bueno, sí, es algo que me pone bastante de mal humor; pero no puedo evitar no vivir con ello…

Hoy, tras irme a la cama a las 5 y despertarme bien entrada la tarde, me entró la sensación de: hoy me quedo en casa. Mirabas el grisáceo cielo, notabas la frialdad del aire, sentías la inmovilidad de tus pies y manos y sobre todo, combatías con tu cerebro para pensar que estás bien, que no te pasa nada.

Haces las cosas por el simple hecho de que las tienes que hacer. Con cara de -_- , o =|. No llevas motivación alguna.Ni siquiera la noticia de que GT5 saldrá el 24 de noviembre te alegra las cosas… y eso que tienes todas las ansias de comprártelo lo antes posible.

Son las 21:21, a esta hora, tendría que estar o bien, con mi novia seguramente de compras, o volviendo de ver un partido de rugby con mi hermanito pequeño. No he hecho ninguna de ambas cosas. Hoy iba a ir con él a ver un partido de rugby, ya que el/la profesora de Ed. Física se las regaló, pero cancelé y preferí quedar con mi novia, cosa que no ha pasado; y me he quedado pues eso… en casa.

Llevo desde las 5 y media de la tarde solo en casa, el 98% del tiempo he estado tumbado en la cama, intentando dormir. Teniendo los ojos abiertos y dejando que fluya el tiempo ante la imposibilidad de atrapar el sueño. Oyes cada sonido que hacen tus vecinos al mover una silla, el sonido de las ruedas de los coches al circular por el asfalto y el de su motor, notas en especial el que producen los autobuses y vas contando cuántos han pasado, y también te retumban los tímpanos al oír algún que otro motero que tiene el pie derecho “un poco suelto” y se cree que la calle es un circuito de competición, pero sobre todo, cuando hay “silencio”, notas tu respirar, y con un poco más, los latidos de tu propio corazón.

Los flojos latidos de un corazón joven pero debilitado, que me han mantenido vivo durante todo este tiempo, que ha cedido ante eventos trágicos y necesarios de, y para, la vida. Lo peor que podría haber hecho estando como estoy estos días, ha sido quedarme en casa, tumbado en la cama, mirando al techo, solo. El hecho de estar así no hace más que reforzar ese pensamiento de soledad que tanto te ha comido el ánimo estas semanas, llegas a un punto en el que, por el ánimo, ya pasas de llamar para quedar con tus amigos, aún sabiendo que te vas a encontrar peor si no lo haces…

Y decides darte la vuelta, de estampar tu cara en la almohada y estrujarla con tus manos… haciendo que desgarras algo, que rompes algo, sólo para liberar un poco, para desahogarte un poco. Pero es imposible despojarse de esos pensamientos. Tienes los ojos cerrados, con cara de pena e indicios de querer empezar a llorar… de repente notas un pinchazo en el corazón, de angustia y amargura, que solo hacen resaltar lo evidente : soltar a través de tus lágrimas, la incomodidad que llevas dentro.

Ya lo dije en su día… “Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las que no se derraman.”
Sí… tal vez sea demasiado (otra vez) egoísta pensando esto, sé que hay personas que seguramente en el fondo estén peor que yo, pero ya no me sirve de consuelo… Intentaré sacar mi lado feliz, y dejar atrás esta parte triste, no me gustaría transmitir este estado de parálisis emocional a las personas que quiero.

Me acaba llamar mi padre, diciéndome que me vista y vaya a trabajar a la tienda. Espero despejar mi cabeza un rato… A ocultar mi desánimo a los clientes y tratarles como tales, quiera o no; pero al menos sé que éstos no me van a amargar el día más de lo que está… (quién sabe…, espero que no).

22:04

Anuncios

2 comentarios el “Insomnio y soledad.

  1. Jesu dice:

    1.- No te centres tanto en la selectividad, es mucho mas fácil de lo que parece y las correcciones son mucho menos estrictas.

    2.- GT5 solo sale para ps3, tu no tienes ps3, para que te lo vas a comprar? xD

    3.- Buena entrada, voy a emborracharme luego hablamos XD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s