Comenzamos diciembre…

Sí… ya estamos en diciembre, y con buen pie (y unas agujetas acongojonantes). Ya se me había olvidado comprar el maldito abono de este mes y he tenido que rebuscar de entre mis bolsillos, agujeros, compartimentos de mochila… al estilo Doraemon; un maldito euro para poder coger el autobús e ir al colegio.

Del mismo modo, el ánimo está que no se levanta, intenta hacerlo, pero le tiemblan las rodillas, ceden ante la presión y vuelve a caer al suelo. Hoy no tenía ganas de escribir nada, tenía el humor perfecto para hacerlo, estabas triste y te apetecía; pero no sabías qué escribir.

De hecho, ya en el colegio iba con unos humos bastante… grandes?. Hasta que alguien me dijo : “Henxu, te pasa algo? Pareces deprimido”. En ese momento, tu “yo interior” está sujetando un muñequito vudú de la persona que te ha dicho eso mientras piensa con qué torturar al muy !”·%$*%*^, mientras que tu “yo borde” le suelta : “Gracias por recordarme lo mal que estoy”; y al instante siguiente salta tu “yo buena cara” : “Siento haberme puesto tan borde” y por último el “yo comprendido” : “Ya sabes lo que me pasa…”
Sigue leyendo

Anuncios