Diciembre… prosigamos.

18:04

Ayer (viernes) tuve un día agitado, en el cual había dormido poco, por tanto, las típicas dormilonas en clase; volver a casa, cambiarse e ir al gimnasio sin comer ni echarse la siesta; y luego cruzar medio Madrid en Metro 3 veces…dormido (dando gracias que no me hubieran robado nada mientras echaba una cabezadita), y trabajar;… al volver al hogar (dulce hogar); me fui pronto, muy pronto a la cama.

Tras haber dormido casi 12 horas, me despierto. Lo primero que veo es el móvil. “4-12-2010 , 11:34”. Vaya, seguimos en diciembre… y he dormido demasiado. Intento despejarme con un chorro de agua fría bajo la ducha (no… no es recomendable hacer eso), escapar de ese mundo de sueños y pesadillas, dejarme de amarguras constantes… Salgo a la calle y me doy cuenta… “JODER Qué frío hace!”.

Pero bueno, el frío no impidió que fuera a darme una vuelta con la bici… la pobre estaba llena de polvo, las ruedas estaban un pelín desinchadas, y los discos de freno un poco “fríos” de tanto no usarlos… Volví a hacer mi ruta de siempre, subir unas malditas cuestas, y bajar “a tope” otras; pasar por el estanquecillo de los patos y ver que sólo quedaba uno; pasar al lado de “las amiguitas de carretera” quienes te ofrecían sus agradables servicios con miradas asesinas; pasar al lado del Parque de Atracciones y ver cómo de bien se lo pasaba la gente en las atracciones, niños riéndose, otros llorando y otros tantos, indiferentes por estar ahí; pasar por el restaurante de mi tío y por mi parquecito de antaño; y volver… a dejar la bici.
Sigue leyendo

Anuncios