Miedo…

1:30

Hoy, tras otro día ocupadito, estoy delante del portátil escribiendo esto.

No tengo muchas ganas, no tengo la inspiración para escribir algo decente, que me guste… Podría soltar cualquier parida sin saber ni siquiera lo que estoy escribiendo, así que disculpadme si es el caso. He dormido escasamente 3 horas el día anterior y no he tenido tiempo ni para un descansillo. Mi estado físico es depravante, el mental… lo siguiente y el anímico… vosotros me diréis.

Quería tocar por encima el tema del miedo, el concepto general. El miedo como emoción, como consecuencia de la percepción de un peligro; de algo que creemos que ocurrirá, que ha ocurrido o que está ocurriendo.

De manera inconsciente, tenemos miedo ya estando en el vientre de nuestra madre. En cierto modo, este temor nos “condiciona” el trascurso de la vida, pero ¿Por qué?

Ni yo lo sé… He oído decir que es un “acto reflejo innato” del ser humano, como mecanismo de defensa ante lo desconocido o ante algo que anteriormente ya ha causado una reacción no agradable. Del mismo modo, como un mecanismo de supervivencia, es decir, permitirnos tras una previa superación (del miedo frente a algo) actuar ante diversas situaciones adversas de modo rápido y óptimo.

Esto, creo que se puede extrapolar a todas y cada una de las situaciones de la vida… Algo que me parece un tanto curioso es que tanto antes, mientras, o después de pasar miedo, surge un pensamiento, “la duda”.

Me hace gracia cuando de pequeño, tras haber visto una película de terror por la televisión; ibas a tu habitación, apagabas la luz, y corriendo corriendo, querías meterte en la cama lo más rápido posible. Sí… la mantita era nuestro escudo, anti-zombies, anti-balas, anti-aliens, anti-cuchillos… en esencia, anti-todo… Y por mucho que nos cubriéramos y tapáramos la cabeza, acurrucaditos dentro de nuestro “zulo imaginario impenetrable”, seguíamos teniendo … miedo.

A medida que vamos creciendo, madurando, explorando el mundo… Perdemos ese temor a unas cosas, y lo adquirimos para otras; son como las necesidades, cuando ya tienes las necesidades básicas cubiertas (comida, vivienda…) buscas unas secundarias o complementarias (seguridad, ocio…).

Los truenos, la oscuridad, los sitios en penumbra, lugares desiertos, hospitales, cementerios así como cualquier otro ambiente nocturno sin luces… poco a poco vamos perdiendo ese pavor a estas cosas (unos lo consiguen, otros no tanto). Mientras avanzamos por este mundo, nuestras prioridades y objetivos cambian; y del mismo modo lo hacen nuestros temores…

De tener miedo a los Teletubbies, pasamos a tener miedo a los castigos, a las malas notas, a quedarse sin paga ni salir, a que te roben por la calle, a determinadas personas… hasta cierto punto, nos damos cuenta de que ese “miedo” comparado al que tenemos ahora, teniendo los años que tenemos, no es siquiera comparable con los que ahora sentimos.

Little by little, empezamos a apreciar lo verdaderamente importante, cuestión de gustos, claro. Con el tiempo notamos que, ahora el miedo reside en la angustia. Antes sólo nos importaba “lo material”, sustos, bromas pesadas y demás… pero todo es completamente distinto; un temor nos llena cada parte de nuestro cuerpo, un temor a sentirse mal, al arrepentimiento, al qué dirán…

Es normal… Por ejemplo, yo tengo miedo a perder aquellas personas que de verdad considero importantes en mi vida actualmente; por ejemplo, los amigos. Una persona me comentó que seguramente no exista ningún amigo que (siempre) te haga sentir bien; y supongo que es verdad; por tanto, habrá algún momento en el que ocurra/diga/haga algo que te moleste y tengáis problemas… Tú, tienes miedo de perder a esa persona, y como ya dije antes: Surge la duda.
¿Qué hago? ¿Qué puedo hacer? ¿Esto o lo otro?… Toca elegir, pero… tienes una incomodidad en el interior, una inseguridad de “¿Y si hago esto y sale mal? Y viceversa”, situaciones complicadas en las cuales notas un temor distinto; un temor a un malestar psicológico…

O con el ejemplo de antes, de cuando éramos unos críos y nos refugiábamos en nuestras camas… “¿saco la cabeza? ¿abro los ojos o no? ¿seguirá estando allí?”. Esa aversión a elegir entre una cosa u otra, a arrepentirse si algo sale mal, a volver a cometer el mismo error, a volverte a hacer daño, a no ver la realidad, a no querer estar deprimido, a no perder algo, a acompañar a la soledad… el miedo te impide tomar una decisión, ante las consecuencias que pueda derivar de tu elección; te “obliga” a utilizar la razón, o si no, la emoción/instinto.

Triste y lamentablemente, nos dejamos llevar en muchísimas cuestiones personales, por la emoción, por los sentimientos, por el feeling… dejando apartado al cerebro en una esquina como si no sirviera. ¿Qué pasa? Que gran parte de las veces en las que “la lías parda” te arrepientes de lo que has hecho, comienzas a reprocharte “por qué no usé la cabeza”, “por qué no hice lo otro”, “por qué no me di cuenta de…”… Ese sentimiento de culpabilidad al que en un principio teníamos tanto temor, se convierte nada más que en realidad; en una pesadilla mental y sentimental, en lo imbécil que puede ser el ser humano a veces…

Evidentemente, yo me incluyo. Tienes miedo a que puedan ocurrir tantas y tantas cosas, que muchas veces te preparas para lo peor de lo peor… de modo que cuando llegue esa noticia de la que tanto huías, se convierta en una “buena noticia”. Es muy fácil decirlo…

Sigo teniendo miedo de perder ciertas cosas, personas… y recuerdos. Temor a que llegue el día en el que eso ocurra… pero quiero seguir adelante, seguir queriendo alcanzar la felicidad… y por supuesto, seguir construyendo mi vida… con miedo.

El miedo es congénito al ser humano, es algo que nos protege.
En el momento en el que te atreves a todo, pues probablemente dures poco.
.- Bernie

2:50 A dormir… 4 horas de sueño máximo.

EDIT: Me he vuelto a leer lo que he escrito… doy jodidamente mucha pena escribiendo en este estado… no hay coherencia entre lo que escribo, lo que sigo escribiendo y lo que pienso. En fin…

About these ads

6 comentarios el “Miedo…

  1. Milhouse dice:

    Hola buenas!!

    Muy interesante la descripción que has hecho de los miedos de la infancia, jajaja, ha estado muy bien.

    Sólo voy a hacer un comentario. Existen dos tipos de miedo, el racional y el irracional.

    El racional, puede ser bueno a veces. El irracional no sirve para nada, nos lastra.

    Y ese “miedo” que tu has manifestado a perder amigos, recuerdos, etc… ¿Es un poco light no? ;)

    (jajaja, es broma)

    Cuidate mucho!!

    • Henxu dice:

      =) Es que es eso, nuestra inocencia nos delata.

      Lo de un poco light, no sé xD tal vez lo sea. Pero la verdad, no me gustaría perder a gente a mi lado ni hechos memorables que merezcan la pena recordar…
      ;) Un saludo!

  2. aradhel dice:

    ¡Pero qué dices de que das pena! Nada de eso.

    De hecho me parece interesante lo que has estado reflexionando. Por un lado, el miedo a los Teletubbies… yo lo sigo teniendo xD

    También hago eso de ponerme en lo peor. El problema es que con esta actitud a veces provocamos que se hagan realidad nuestros peores miedos. Respecto a lo de usar la cabeza para tomar decisiones y no dejarnos llevar tanto… a veces existe el problema contrario. Ser demasiado racional y no dejarse llevar nunca.

    Es difícil encontrar el término medio =/

    ¡Un abrazo!

    • Henxu dice:

      Pobres de nosotros… nos teníamos que tragar al niño-sol ese… Madre.

      En ese punto también había caído… El resultado suele ser, si no haces lo “correcto”, arrepentirse. Pero bueno u.u

      Un abrazo ;)

  3. Thunder dice:

    Yo creo que el miedo, es temor a lo que no puedes controlar por ejemplo si te asaltan no tienes el control de la situacion no puedes controlar personas, eso es mas o menos lo que pienso de la definicion miedo.

  4. [...] hecho, aparte de haberme traído una angustia bastante grande, me ha infundido un cierto miedo, poco parecido al que estaba hablando hace nada. Un pavor a este estrés, que no aporta beneficio [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s