Cielo sordo…

Los días de lluvia son tan… ideales, melancólicos, lúgubres y tristes… Oir el clamor que causan cuando miles y miles de gotas se estrellan contra el suelo, como si intentaran transmitirnos su furor ante la imposibilidad de dejar de caer como efecto de la gravedad. El “Tlop… Tlop” de las gotas gordas que caen desde la parte superior del marco de la ventana, el resoplo del viento que se pierde en las distancias y vuelve para recordarte un: “Existo”, las oscuras capas de nubes que forman un manto negro impidiendo que los rayos de luna alumbren tus ojos…

Salir de la puerta de casa, cerrar la puerta…”PUM!”, sshclick clongk ssh clongk. Bajar las escaleras y abrir la puerta. Viento, mucho viento, llevándose consigo las gotas de lluvia. Gotas que empiezan a caer sobre el abrigo, deslizándose sobre el mismo mientras intentan atravesar esa barrera de tela impermeable, queriendo penetrar en el interior del corazón… ¿Por qué querrán acceder allí dentro?
Sigue leyendo

Anuncios