Pensamientos de paseos.

18:05

Tras un día rondando por los lares de lo friki, de lo cosplayero, de lo que a la gente ‘común’ le parece ‘raro’… de volver a ver a gente la cual no veías hace mucho, de sonreír y pasar un día agradable (dentro de lo que humanamente era posible) y de no volver a mirar atrás…

Hoy tocaba. Sí, tocaba recoger los frutos que sembré ayer. He vuelto a la rutina, de nuevo. Esta mañana, ante ese malestar que te provoca no tener ganas de absolutamente nada, decidí salir a dar un paseo; en teoría, el ir a una Expomanga era para liberarme y desconectar de la rutina, pero me da que no fue suficiente y he necesitado un día más.

Dar un paseo… qué poco común de mi. Si voy a algún lugar voy en bús, metro, coche o bici. Quise por un momento disfrutar de la ‘naturaleza’ dentro de Madrid (todo lleno de edificios, humo y estrés). Andar… Que tus pies se muevan solos siguiendo una senda, dándote igual a dónde te pueda llevar; el hecho de andar, sentir verde a tu alrededor, tranquilidad y sosiego, te libra de pensar en los quehaceres que tienes que realizar para mañana y de las preocupaciones que amargan tus risas y sonrisas. O eso creía.
Sigue leyendo

Anuncios