Sonreír. Te ofrecería miles de sonrisas… si transmitieran un mínimo de felicidad. Suena tan fácil mover unos músculos faciales y enseñar mínimamente tus dientes… pero tan difícil infundir cierta seguridad… Es tan árdua tarea para que de ese gesto emane una pizca de alegría sincera, para que de ese gesto se forje una confianza mutua…

Cuentos chinos nos llevan contando y como ilusos, nos los hemos creído. Somos humanos después de todo, compuestos por ideas y realidad… Pensar que siendo optimista se es capaz de superar cualquier dolor es más bien, una salvajada. Y cuando nos damos cuenta de haber cometido tal aberración, encontramos menos alicientes y menos razones para buscar el supuesto ‘bonito desenlace’ de tal historieta en la que formamos parte cada día. Ese ‘summum’ de felicidad que intentamos mostrar a los demás mediante la sonrisa… deja de existir.

No quiero que me enseñes a sonreír… sonríe tú. Yo ya aprenderé y si me quedo por el camino, al menos lo intenté.

20:38~

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s