Ser optimista, aparentar cabrón.

22:30 – Tal vez sea la última entrada que escriba en mucho tiempo. Si bien escribo para mi (para algo es mi ‘espacio personal’), sé que hay gente que de una manera u otra se interesa o aparenta interesarse por mi vida. Y no, si no escribo no es porque haya muerto (quién sabe lo que me depara.)

Uno va teniendo 17 años… Estando escasos meses de cumplir la ‘tan ansiada por tod@s’ mayoría de edad y sinceramente, creo que prefiero ser menor; es tan cómodo, y que conste, no lo digo por huir de mis futuras responsabilidades. Y es que la vida es un ir y venir, cierto es que las prioridades del ser humano van cambiando conforme pasa el tiempo; pero esto es como un círculo… Si a los 3 años lo que se intentaba era no hacerse pipí encima, a los 18 tener el carné, a los 20 tener relaciones sexuales y a los 30 tener mucho dinero… a partir de determinada edad todo va yendo hacia atrás; a los 50 querrás seguir teniendo dinero, a los 60 seguir manteniendo relaciones, a los 70 seguir con el carné y a los 80 intentar no intentar orirnarte encima.

Echando la mirada atrás, casi todas las entradas que he ido escribiendo han sido por cuestiones personales, amistades, descontentos, relaciones, actitudes generales de la vida… Y llego a un punto en el que me vuelo a plantear: “¿Siendo así a qué aspiro?”

Nuestro efímero paseo por este escarpado acantilado al que llamamos vida no es más que una pantalla de cine. Para que sea un éxito taquillero, mostramos al público lo que ellos quieren ver; les enseñamos las mejores de nuestras sonrisas cuando por dentro lo único en lo que pensamos es llorar, morir y desaparecer de aquí.

Tan egoístas somos a veces que partimos del hecho de que todo aquel que nos rodea está ‘bien’, hasta tal punto de preocuparnos por nosotros mismos; es decir, no mirar más allá de nuestro horizonte (y ombligo) ignorando a nuestros prójimos y manteniéndonos como el pilar fundamental de todo. Es normal, es lo visto y no visto en un día cotidiano.

Aunque, por otra parte, estamos los ‘raritos’; los incomprendidos, los que por A o por B velamos porque nuestro entorno esté a gusto de tal modo que luego, estemos a gusto para con nosotros mismos. Los que a ojos del resto del mundo somos los tontos puesto que, ¿quién en su sano juicio iba a pasarla canutas para que otra persona esté feliz? En teoría nadie… ya la práctica es otro asundo.

Son de esas satisfacciones de ver la sonrisa en la cara ajena y no la felicidad en la nuestra (intento cutre de ‘ver la paja en el ojo ajeno…’). Consecuencia de ello, es que al mostrar nuestra aparente felicidad por el bienestar de los demás, no desvelamos lo que de verdad reside en nuestro interior. ¿No os ha pasado alguna vez que cuando váis en transporte público (sea autobús, metro y similares), en los buenos momentos lo véis todo más lleno, abarrotado; mientras que cuando anímicamente estás mal lo ves todo más vacío y lúgubre?

Dejarse la carne por ayudar a aquellas personas que aprecias, transmitirles esa falsa sensación de ternura y dejarse que se apoyen en nuestro hombro para salir del bache… Luego, acabar más sol@s que la una, atrapados en los remolinos de lo incompleto y nos dejamos llevar por lo material, por lo “instantáneo” ante nuestra creencia que nos será imposible conseguir tal anhelo… comenzamos a creer que esa felicidad la encontraremos en el dinero, en el sexo, en el poseer. Conforme avanzamos por esta ruta hacia lo insensible, hacia nuestra perdición en convertirnos en estatuas de piedra; nos surge la envidia, nos preguntamos cómo te ha podido tocar a ti esta amargada vida, cómo puede estar el resto del mundo sin ningún tipo de contratiempo… Observas tu alrededor, parejas, pandillas de amigos, grupos y demás; más tarde piensas – y yo aquí solo, hundido en esta miseria- (como egocéntricos que somos…)

Plantearse si seguir así, ver si merece la pena, si siquiera es posible escapar de tal situación… si optar por una respuesta radical y abandonar todo. Sí, la vida es tan nefasta y tomar decisiones tan complicado… Muy pocas personas se dan cuenta de que todo esto acaba de empezar; percatarse de que son meros embriones con apariencia de adulto… Cuesta, cuesta ver que la carrera de nuestra vida no termina hasta que sacan la bandera ‘ajedrez’ de cuadros, es más, da para largo poder concienciarse de que el motor puede dar algo más de si sin que tenga que averiarse…

Trasladado a la vida, no sabes qué puede ocurrir, imprevistos, sorpresas, quién sabe? No sabes qué noticia te van a dar en tu próxima llamada (que no sea la de Movistar, ni tus padres), en tu próximo mensaje o correo… Tras haber pasado tantas ‘calumnias’ se tiende a pensar la imposibilidad de que llegue algo bueno a nuestras vidas, de que esa supuesta llama de la que habías oído hablar que responde al nombre de ‘esperanza’ ya no estaba encendida desde tiempos muy remotos… Por ello, creía que para cualquier cosa que pueda sucederle a algiuen, lo que tendría que hacer sería ‘esperarse lo peor’ de tal modo que lo que tenga que venir sea una buena noticia, de este modo, recibiendo únicamente supuestamente buenas noticias, vas tirando del carro.

Sin embargo, erramos, confiados en una solución única, válida universalmente. Tal manera de pensar no es más que una vana ilusión, sino un presunto e infundado atajo que no soluciona nada más que problemas a corto plazo. Y por el mero hecho de darnos cuenta de nuestra equivocación, avanzamos a pasos agigantados… En esta aula no hay nada seguro, sino con cierta probabilidad de que ocurra. El error es nuestro compañero de clase, junto con la decepción, la amargura y la ‘soledad’; mientras que la sabia maestra que auna todo ello: es la experiencia.

La juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo, por suerte o desgracia la experiencia va asociada a esta enfermedad. Normalmente, no te das cuenta de todo esto hasta que no lo sufres en primera persona. Ahora… seguiré reproduciendo esta película sin éxito en la gran pantalla, que en esencia es la vida. Esperaré que el director traiga otra peli que… bueno, habrá que ver si cala o no entre el público.

Seamos cabrones, en todos los aspectos de la palabra. De todos modos, no nos van a echar en falta.

#offtopic

Requested by Kurotsuki: GESTOPU IOSDEMILMADRES

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s