De vuelta a Madrid.


Fina. Suave. Diminuta. Liviana. Ardiente bajo el sol, fría bajo la sombra. Dispersa en la sequedad, compacta con la humedad. Volví a pisar la arena de la playa tras un intenso fin de semana en Valencia.

Pensaba que podía alejarme de la estresada capital en la que vivo todos los días, poder andar con tranquilidad por las calles de Valencia sin tener esa sensación de agobio dentro del cuerpo y disfrutar unos días con personas que no veías desde hace mucho tiempo y con personas que acabas de conocer; despejar un poco tu mente y ‘desaparecer’. La realidad no se ha alejado mucho de eso.

Tal vez, lo único que me ha impedido cumplir todo eso que me había propuesto hacer en Valencia haya sido, aparte de mi corta estancia, el calor típico de la ciudad. A diferencia de Madrid, el calor de allí es un calor húmedo, como lo noté al llegar a China por primera vez, de eso que te da la sensación de que estás bañado en pegamento.

He tenido la ocasión de asistir a las dos últimas jornadas de Otakuart 2k11 y, no nos engañemos, han sido la bomba. El año pasado ya fui (enlaces a estancia en Valencia) y como estuvo genial, este año quise repetir. La principal diferencia con respecto a los típicos salones de manga que se suelen celebrar en la capital madrileña reside en las actividades que allí se realizan; pues aparte de los stands de cómics, merchandising… talleres, juegos, charlas y demás, están las competiciones organizadas para que los asistentes puedan aprovechar mejor el buen ambiente que se respira (o las guerras de agua). De las cosas que más llamaron la atención, fue que (según he oído) en el concurso de bofetadas (sí, bofetadas) alguien perdió un diente. Perplejo me quedé.

Como decía el ambiente que se respira es muy… ¿familiar? Está el típico hedor como resultado de una mezcla explosiva y letal de: “calor, sobacos y no ducharse”, pero obviando eso se encuentra la enorme acogida (de nuevo) por los miembros de StudioKat, organizadores de tal evento. Por lo que en cierto modo, pude saborear todo lo que ocurría desde dos puntos de vista, por uno desde visitante y por otro desde “miembro ilegal” del staff. Ea! Y me llevo la sensación de querer repetir; con ganas de que se celebre de nuevo el año que viene y poder empalmar con la Campus Party que en esa ciudad toma lugar.

Pero bueno, como casi siempre, todo lo bueno acaba rápido y toca volver de nuevo a la rutina. Toca despedirse de aquellas personas que te han estado acompañando durante tu paso por allí, que te han dejado una gran estampa en tu memoria. Coger el autobús de vuelta y… volver (obvio, verdad?). 3 días. Se han hecho muy cortos. 11-7-11. Vaya. Día capicúa… A 200km de Madrid

Publicado 12/07/2011

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s