Del pelo al pasado.

En estos días en los que no hago más que levantarme, dar clases de conducir, comer, trabajar … ah! y dormir poco; estoy empezando a dejar de cuidarme. Apenas desayuno ni como y si ceno, ceno mal (y no en el sentido de que ceno comida basura, sino que me entra poca cosa al estómago). Mi habitación está hecha un desastre, ropa tirada por todos los lados, restos de blu-tack en la pared sin quitar, casi todo lleno de polvo (y eso no excluye a mi colección de cubos…), libros tirados por el suelo, la papelera a rebosar y el escritorio lleno de cosas que tendrían que estar en el baúl de los (de momento) medio-malos recuerdos. Sí, estoy hecho un desastre, y ya va uno.

Hago las cosas sin ánimos, estoy todo el día en la inopia (si ya no lo estaba de por sí…), tardo en bajar de las nubes y he adoptado cierta actitud de pasotismo tremendo. Lo que es más, los cabreos que llevo encima los suelo pagar con mis dos (“inocentes”) hermanitos… y si no están, con mis padres, si no, empiezo a lastimarme; eso sí, “sólo” recurro a ellos cuando no tengo la ducha de agua fría (o similar) disponible; de allí la fiebre que llevo arrastrando estos dos días. Desde que comencé a trabajar empecé a sentirme – cada día más -, más solo que la una y se nota… já, quién me lo iría a decir si no fuera yo mismo. Mi vida es otro desastre; ya van dos.

*guay, y el reproductor de música no tiene otra canción que ponerme que “El hombre que casi conoció a Michi Panero* Estando así, todo sale mal, obviamente. Broncas por doquier, regañinas a mansalva y enfados innecesarios. Noto como poco a poco las agujas del reloj me van ahogando, sintiendo que me falta tiempo… bastante tiempo y eso empeora mi estado de ánimo estando a exactamente un mes de que comience la universidad… Oyendo cómo el ‘tic-toc’ de un reloj imaginario va retumbando en mi conciencia. Necesito paciencia y tomarme un respiro, se nota que para ciertas cosas tengo demasiada paciencia y para otras nada; y no es que el abrir el buzon y verlo lleno de facturas a pagar me alegre el día. Menudo estrés…

Lo que más me ha llamado la atención ha sido esta mañana al verme en el espejo mientras me estaba cepillando los dientes; yo seguramente estaba dormido, pero mi reflejo parecía que venía a visitarme desde el mundo de los orcos. El pelo… por dios, el pelo. Una de las cosas que me ‘caracterizan’, aparte de estar hecho otro desastre (y ya van tres), había como crecido por arte de magia o esa fue la sensación que me dio. Una circunferencia… círculo… bola… Había pasado bastante tiempo desde que no tenía el pelo así de ‘champi’; y no me agradaba mucho. Por un instante tuve una especie de flash-back en el que me veía a mi mismo en toooooda esa época en la que era un cabezón (tanto por la cabeza como por la masa de pelo) y para nada era agradable. Por ciencia infusa pude percatarme no de una similitud sino de un indicio así como: Si sigo así, volveré a ser quien una vez fui.

Y no… no quiero ni apetece volver a esa etapa de amargura. Tendré que comenzar a re-ordenar mi habitación, y por qué no decirlo, mi vida. A veces hasta pienso que sin mi pelo no sería nadie y mira que el mundo no está plagado de asiáticos… Tal vez tenga que cortármelo, sólo tal vez. Mejor voy a dormir.

4:21
The reflection of yourself

2 comentarios el “Del pelo al pasado.

  1. Katniss dice:

    =/ Qué poco me gusta leer estas cosas…
    ¿No tienes nada de tiempo para ti? Es importante tener equilibrio en la vida para tener un poquito de todo y no saturarse, y no sólo es bueno para ti si no que también para los que te rodean (como con tus hermanos).

    De todas formas, confía en que es tan sólo una etapa, no significa que vuelvas a aquélla época de amargura. Ya sólo te queda un mes para empezar la universidad, y va a ser una experiencia increíble 🙂

    Así que mucho ánimo e intenta ser fuerte y no desesperar. Un abrazo.

    PD: Haces bien en no arriesgarte con One Piece, porque tus temores no son infundados xD Además, llevo muy poquito. Hace años llegué hasta la mitad pero lo abandoné y ahora he vuelto a empezar para verla entera ^^ Voy por la historia de Nami con Escualo

  2. Katniss dice:

    Bueno, no te dejes llevar por las primeras impresiones. El año pasado yo hice primero de carrera en mi ciudad y al principio me sentía fuera de lugar en mi clase, pero poco a poco vas conociendo personas que merecen la pena y que puedes considerar amigos.
    Aun así supongo que tampoco puedes esperar lograr algo más allá que estar cómodo con tus compañeros, pero eso seguro que lo acabas consiguiendo sin problemas ^^

    Y sí, voy a ir a Madrid este año 😀

    Realmente da igual si me dices algo de OP porque lo voy a olvidar igual… http://oylla.files.wordpress.com/2011/07/yao-ming-meme.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s