Efervescencia

Aprovecho que estoy solo en casa y tengo un poco de tiempo libre para plasmar de alguna manera la semi-monótona vida que tengo y el asco que le tengo a los domingos.
Llevo una semana que no paro pasarlo en cierto modo, mal. *Música de fondo: ” A quién le importa…”* No sé ya ni por dónde empezar, una falta de sueño acumulada hace mucho daño.

A principios de semana continué con mi ronda de sueños carentes de sentido, pero que reflejan la absurda situación en la que uno se encuentra. De esos momentos que quieres que lleguen pero cuando lo hacen comienzas a dudar de si dar un primer paso o no, de si ciertas cosas se podrán arreglar o no, o de si merecería la pena mover primero. Se es dicho que tomar decisiones es muy difícil, pero nadie dijo que llevar a cabo lo decidido también lo fuera; y si ya se ha dicho, pues mejor.

También se me pasó por la cabeza, que ya había pasado un año desde que se fue mi primo de este mundo y hoy toca ir a visitarle. Y que hace dos años estaba tal y hace tres cual… un repasillo mental. Ya te percatas de que el tiempo pasa rápido por muy mal o bien que te lo estés pasando y que éste (el tiempo) va arrasando todo a su paso, sin posibilidad de dar marcha atrás pero sí de mirar hacia atrás y aprender -o intentarlo- del pasado. Lo efímero que es todo verdad?

Hace una semana y pico comencé la asignatura de técnicos de búsqueda y uso de la información; algo que parece sencillo pero que tiene cierta teoría. Nos tocó un profesor muy majo y gracioso; haciendo bromas de vez en cuando, sonriendo en sus explicaciones y poniendo ejemplos a todo lo que explicaba para hacerse más amena -y comprensible- la clase. Hasta me quedé un rato hablando con él sobre si era redundante o no poner la bibliografía final en los trabajos y demás; toda una delicia de profesor.

El jueves, al volver del puente en clase de fundamentos del sistema jurídico; me preguntaron si luego tenía clase y conteste que sí, tenía clase de técnicas. Hasta que alguien dijo : “Creo que no”, haciendo un gesto con la mano señalando la parte izquierda del pecho. Me reí levemente para dar un poco el pego de ‘seguirles la corriente’ porque no sabía si era una broma y me estaban tomando el pelo o iban en serio. La clase siguió y yo deje de pensar en ello.

Al salir de esa clase me encontré con los compañeros de mi grupo reunidos en el patio central del Campus. Y comenté si sabían lo del profesor de técnicas y contestaron dudosos; que si era verdad, que si no, que si de dónde se había enterado cada uno… Hasta que vino un compañero desde el punto de información del campus y nos dio la triste noticia, que más tarde, nos daría la coordinadora de la asignatura. Nada se ha dicho en las noticias de la Universidad, nada de notificaciones a los alumnos, nada de eventos para rendirle homenaje… Nada, excepto tres frases de la señora que vino a confirmarnos su fallecimiento y el anuncio de una profesora nueva; que ni fu ni fa…

El antiguo profesor lo tenía todo planeado, incluso hasta podría poner el adjetivo de : Meticulosamente. Horarios, temarios, convocatorias, cuestionarios, fechas de exámenes… todo de acorde a un calendario inamovible. Recuerdo que estábamos un amigo y yo preguntándole algunas cosas después de clase y que al despedirse de nosotros nos dijo:

“Hasta el próximo día!”

Incluso ese día soñé que estaba en una de sus clases… Sigo conmocionado, tan de repente acontecen sucesos indeseables; pero no tan de repente uno se recupera de ellos…

Descanse en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s