Emocionalmente subdesarrollado.

Cuando me disponía a escribir esta entrada, se me fue la inspiración (a comprar sushi), supe que iba a tardar en volver pues a estas horas todos los restaurantes de sushi estarían cerrados así que decidí trastear con el móvil hasta que volviera. Resulta que buscando el cable para conectar el móvil al ordenador; la inspiración llamó a la puerta, abrí… Qué decepción, vino sin sushi, pero me reordenó un poco las ideas que tenía pensado plasmar, aunque no sé si lo lograré con éxito.

En esta última semana de descanso que tuve tras terminar los exámenes del primer cuatrimestre, he estado un poco-bastante fuera de órbita. Así a voz de pronto, si me preguntárais qué hice en esa semana sin clase, tal vez os conteste: “No me acuerdo.” Y sí, sigo sin acordarme de mucho… A veces pienso que he malgastado esa semana sin hacer nada, sin siquiera haber podido tomarme unas mini-vacaciones fuera de Madrid que tanto necesito.

Llevo ya dos días desde que empezó este segundo cuatrimestre académico, recuerdo que me propuse aprender inglés y chino; cosa que pienso cumplir antes de que acabe el mes aunque no sé cómo… Todavía no ha acabado la semana para ver cómo sería la rutina a partir de ahora y noto una relajación anormal en mi. Estoy como demasiado tranquilo aun sabiendo que me tengo que poner las pilas para asfaltar los baches que tuve el cuatrimestre pasado a pesar de que sé que estudiando inglés y chino a la vez voy a sacar el tiempo debajo de las setas…

Me he notado un poco a mi bola, demasiado despreocupado de todo. No he llamado a quienes tenía que llamar, ni hablado a quienes tenía que hablar, siquiera un simple “Hola” como señal de que me acuerdo de esas personas. A veces pienso que uno de mis defectos es mi reactividad… mi pasividad ante los distintos hechos que van sucediendo a mi alrededor. Si no hay causa, ¿para qué reaccionar?, me limito a contestar si me preguntan, a hacer las cosas si me las ordenan, a no mover ni un dedo si no hace falta.

Las personas que triunfan en la vida, son personas proactivas, que buscan oportunidades de donde no las hay, hacen más de lo que mandan y proponen planes factibles para realizar. Traducido a la vida cotidiana, soy de esas personas que no llaman y prefieren que le llamen. Mi círculo cercano de personas ya me empieza a notar distante, ausente, inexistente; aunque no sé si la palabra más precisa es la de ‘frío’ (más frío de lo normal y eso que el invierno ya pasó…)

E incluso mis padres, al volver a casa y entrar en mi habitación, lo primero que me han dicho es “Tienes mala cara”. No me entiendo, no comprendo. Criticamos a los demás las cosas que no nos queremos ver en nosotros mismos y cuando te das cuenta de que tú puedes ser igualmente criticado… tsé…

Dejamos de buscar monstruos debajo de nuestras camas en el momento en el que nos damos cuenta que están dentro de nosotros.

Que alguien me resuelva...

Que alguien me resuelva...

Anuncios

Unreal changes…

Hoy (día 14) es el cumpleaños de mi hermanita pequeña. Tiene ya 10 añitos, que no son pocos y a pesar de ser supuestamente un día especial; parece otro normal y corriente. En esta familia apenas se vive ese ambiente festivo de celebraciones y eventos festivos, y esto ha sido así tanto cuando yo era un renacuajo como ahora.

Imagino que el paso de los años a mis padres no les hace tanta ilusión como le puedan hacer a mis hermanitos pequeños; para los primeros significa envejecer un año más… para los últimos, un día de “Tengo un año más!” y recibir regalos – escasos regalos. Realmente, es una jornada cualquiera de la rutina que nos envuelve: trabajo y estudio. Las malas lenguas dicen que ‘Cada día que pasa es un día menos que te queda de vida’ es cierto, pero hay que verle el lado positivo de las cosas, ¿no?.

Hace tiempo que soy mayor de edad y como dije, la vida no da un cambio drástico cuando ya oficialmente te llaman (y puedes quedar detenido) por viejo pederasta. Me pregunto qué demonios ronda por la cabeza a aquellos adolescentes que piensan que a los 18 pueden escaparse de casa, pasarse por el forro las horas de llegar a casa o ignorar los sermones de sus padres; ingenuo mundo de Heidi donde reina el ‘ya me pondré a trabajar’, el ‘¿Quién eres tú para decirme nada?’ o el pasotismo deliberado creyendo que el dinero crece de las plantas mientras uno está sentando en el sofá viendo Telemierda. También dicen que una torta bien dada hace milagros, aunque eso son asuntos mayores.

No ha pasado ni una quincena desde el comienzo de año y uno va empezando a notar que la cuesta de enero, es jodida. Si bien por la edad que tengo no he tenido ocasión de experimentar muchas de las sensaciones y sentimientos que uno puede degustar mientras le sirven en un plato su propia vida, más o menos puedo comprenderlas todas y no es que tenga un don de la empatía precisamente (porque no lo tengo). Porque yo me imagino cómo me sentiríaw si me pusiera en el lugar de la otra persona, pero eso no tiene nada que ver con ponerte en el lugar de la otra persona – expresado malamente; porque lo tú te imaginas seguramente no coincida en nada en lo que a la otra persona le esté pasando.

Yo suelo decir que soy como el muñequito de peluche en el que uno suele desahogarse pegándole un buen par de caricias, y es así, porque ellos cuentan y yo escucho; intento asimilar y comprender. Pero allí se queda la cosa, en dejar a la otra persona soltar sus angustias y aliviar esa necesidad de tener a alguien que le escuche en los malos momentos. Lo peor de todo es que sé que muchas veces me extralimito y hago más de lo que debería, quiero decir, ya no sólo intento desahogar a aquellas personas que necesitan hacerlo, sino que instintivamente intento animarles y concienciarles de que el mundo no se acaba allí… Y he aquí el problema.

No me gusta que la gente que me rodee se encuentre mal, esté desganada, todo le sea indiferente y no encuentre motivación para salir de sus agujeros mentales; pero tampoco me gusta esa incapacidad e impotencia que tengo de quitar ese desaliento que le impide coger aire y gritar que se va a comer el mundo – a ver, tampoco tanto, pero con que le llegue oxígeno al cerebro basta. A veces – muchas- veces, en vez de animar a la otra parte, lo único que consigo es hundirla más en el hoyo y de esa insistencia y perseverancia que tengo de que se encuentre mejor, empeoro el asunto. Y me doy cuenta que mejor, ser inútil y dejar a la otra persona tranquila…

Sin embargo, lo peor de lo peor es cuando intentas animar a una persona que se encuentra mal por tu culpa… ahí ya, las tuercas se tuercen, tus neuronas dejan de funcionar y te encuentras en estado de incapacidad mental del carajo; como si te hubieran noqueado en una lucha de boxeo… Ya no sabes si coger el cepillo de dientes con la mano izquiera o con la derecha. ¿Qué hacer? – te preguntas. Me gustaría de esos re-encuentros entre dos personas donde se olvidan del mal que se hicieron el uno al otro en tiempos pasados, y se dieran un abrazo como señal de comenzar de nuevo; de aquellas escenas emotivas en las que un padre se encuentra con su hijo bastardo tras varios años sin verse; que te llenan de lágrimas y ves cómo se reconcilian sin mediar palabra… Yo quiero de eso, pero sin cámaras ni guiones de por medio.

De todos modos, a seguir con esto, ver cómo avanza la vida misma… y esperar a ser yo mismo.

La “cuesta” de enero v2.

5:39

Tras una buena lata de RedBull de marca blanca – hay que ‘ahorrar’, estamos en crisis-, notar cómo las dosis de cafeína van circulando por todo tu cuerpo y sentir cómo las pestañas dejan de pesar toneladas para intentar cerrarte los ojos mientras te dicen: “Ve a dormir”; me pongo aquí para escribir esta entrada. En teoría debería ser una recapitulación de todo lo que hice (y no hice) en todo el año pasado y todo lo que me propuse para este nuevo año, pero odio recapitular hechos, tengo mala memoria y es algo que me rechistan: no acordarme de cosas importantes. Tal vez sea propenso a tener alzheimer cuando sea mayor…

Leo esta misma entrada del año pasado (por eso esta es v2) y a veces me entra la risa floja pensando en que ya pasó; ya pasó toda esa angustia por el estudio y el ‘miedo’ a fallecer en 2º de Bachillerato, ese hecho de tener una presión creyendo que no vas a tener tiempo para hacer nada y que acabarías encerrado en tu habitación con libros y cuadernos hasta la gorra … eso no influía en positivo en mi estado de ánimo si bien había alguien limando mis preocupaciones y dándome ánimos todo el rato. Me imagino qué hubiera sido del yo de aquel entonces en la situación en la que estoy ahora, tal vez incluso hubiera enloquecido al no haber podido asimilarlo, quién sabe.

Si creía que el Bachillerato era duro… ahora sería un camino de rosas comparado con lo que exigen en la Universidad y más en este cuatrimestre en el que seguramente me fumiguen el ojal cerebro a base de dos asignaturas más de las que ya tenía, asistir a clases de chino e inglés y … eso, sobrevivir – física, mental y sentimentalmente hablando. Seguramente el año que viene me ría de lo que he puesto este año, a pasitos vamos caminando por la vida; poco a poco y sin prisas. Las lecciones de hoy son los errores del pasado.

Recuerdo que en los anuncios de Coca Cola enfatizaban la cuestión de la felicidad con ese eslogan tan chachi de : “Destapa la felicidad”; aunque más bien, creo que a los de márketing se les olvidaron añadir un “con un toque de alcohol” porque las sonrisas de payaso que te salen suelen ser indicio de que llevas el toquecillo encima. Yo de alcohol casi nada, me sienta como una patada en el cuerpo, lo que tiene la intolerancia o la supuesta alergia… Y si os preguntáis que qué haré el día de mi boda sin tomar alcohol, sí, abriré un tetrabrick de zumo de naranja Zumosol y a pasar la noche. – vale, tampoco exageremos…-

Lo del anuncio de Coca Cola viene al cuento de que, por mucha que bebas, no vas a salir de tu rutina. Esa rutina de la que hablaba el año pasado, esa máxima del estudiante de “Dormir, comer y estudiar”. Sería algo así como el anuncio de BMW, ¿Te gusta conducir? – pues mira, sí, pero no hay € para comprarse uno. Creo que va a ser demasiado intentar vivir mientras se estudia un doble grado y se trata de aprender dos idiomas simultáneamente y compaginar todo eso con la vida social, que más bien, poca tengo.

Reflejos...

Reflejos...


La verdad es que ahora se hace todo mucho más difícil cuando a diferencia del año pasado, tenías un fuerte motivo que te animara a seguir adelante. Quiero decir, a pesar de que uno sabe que la felicidad de uno mismo depende de las decisiones que tome y las acciones que realice, no hay una razón emocional que te lleve a gritar con ganas todos los días: “Hoy me voy a comer el mundo!”. Tal vez sea porque los frutos de tu esfuerzo no puedan ser vistos a corto plazo haciéndote creer que estás soportando el marrón en vano; o porque perdimos la ilusión que tanto nos caracterizaba cuando éramos unos críos, ese “De mayor quiero ser ‘tal’ y ganar ‘x dinero’ para comprarles a papá y mamá un coche a cada uno” que sin embargo pierdes cuando bajas al mundo real tras ver que muchas de las grandes fortunas que amasan los de ahí arriba son a base de ingenio que no tienes o suerte, que tampoco… y aun sabiendo que otras tantas son a base de sudar la gota gorda, te desilusionas.

Siendo renacuajos corretones (sí, no tiene sentido) hacíamos lo que nuestros padres nos decían, bien de forma cariñosa o a regañadientas. Si no se podían lanzar huevos por la ventana es que no se podía! si no se podían tirar tomates, tampoco! Más o menos sabíamos con certeza de que si les hacíamos caso, no acabaríamos muy mal parados, las cosas irían bien. Pero ahora, que vamos creciendo y somos más libres e independientes, se nos abren más puertas a las que poder entrar y poder equivocarse. Tantas que nos pueden llegar a abrumar y tomar decisiones sin pensarlo debido a una presión que nos creamos nosotros mismos al no pararnos a pensar concienzudamente: ¿qué sería lo mejor para uno mismo? y por supuesto, para las personas que nos rodean.

Si lo pienso detenidamente, este año anterior he perdido muchas amistades que tenía, la clase se separaba y cada uno iba por su propio camino, decorando su propia vida; pero también he perdido el contacto de muchas personas a las que de verdad apreciaba y molaba estar a su lado, riéndonos de nuetras bromas e imaginando casos hipotéticos de montarnos nuestra propia empresa e incluso, los cargos que tendríamos cada uno. Les ves de vez en cuando, pero en eso se quedan las cosas; las redes sociales, poco hacen… Aunque tampoco olvido a aquellas personas que he tenido la ocasión de conocer este año; personas que por A o por B dices: Qué suerte haberte conocido- e intentas mantenerlas a tu lado por el mayor tiempo posible. Ya sabéis que suelo decir que nada existe para siempre.

Con el tiempo uno se va dando cuenta y creo que lo siguiente que voy a decir lo repetiré en más de una ocasión y no me refiero a lo de “Uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde” que ya es un clásico, sino que “Cuando alguien se marcha de tu vida, no es porque quiera, sino porque le has dejado ir”; sí, lo sé, hay mucha gente que no te soporta y quiere que te pierdas en medio del Sáhara para no verte más, pero también está otra gente a la que no supiste mantenerla lo suficientemente a tu lado… Aunque el dilema está en eso de : ¿Y cómo tratar a cada uno como se debe? – “Al carajo con eso, si no les gusta cómo les trato, que se piren por la puerta de atrás” diríais muchos de vosotros, verdad?

En fin… ya va siendo hora de ir terminando que ya está amaneciendo. En resumidas cuentas, la cuesta de enero de este año, va a costar subirla. Las malas lenguas dicen que los chinos estamos invadiendo el mundo, sí, puede que sea verdad, pero yo antes de ir a por el mundo, necesitaría invadirme a mi mismo…

Que la vuelta a la rutina os sea leve y que tengáis un buen comienzo de año. Buenos días.

8:15

¿Es difícil pensar en estas cosas cuando estás triste? No. Lo difícil es que se te metan en la cabeza para levantarte el ánimo y vivir con orgullo una vida que te ha sido otorgada, quieras o no; puesto que el hecho de nacer no lo decides tú.

Desilusión, ¿Algo innato?