A medianoche.

Ya van dos días desde que se ha ido madre junto con mis hermanitos a China y siendo sinceros, se nota tanto en casa como en la tienda. Cada vez que me pongo a pensar en el día en que se fueron no puedo evitar una leve sonrisa un tanto amarga. Sobre todo cuando recuerdo que mi hermanito me decía en broma que me iba a echar de menos y luego me empezaba a vacilar como cual niño de su edad (así me trata…) y en ese mismo día de su partida, se abalanza sobre mi diciendo que me iba a echar de menos, pero esta vez llorando. Aun así, el que tiene que estar currando soy yo y no él (joder qué rencoroso soy).

Muchas veces, cuando estoy solo en la tienda (como ahora), me quedo en la entrada mirando e inspeccionando mi alrededor mientras espero a que entre un cliente y le pueda atender. En ese momento de mini-descanso llego a observar que el ambiente del barrio no ha cambiado desde que era un enano: gente cargando con bolsas de la compra, ineptos al volante creyéndose F.Alonso cuando de primeras se le cala el coche en el semáforo, adolescentes discutiendo qué película ver en el cine, abuelos sonrientes acompañando a sus traviesos nietos para ir al parque, colegas hablando de si el fútbol es lo mejor… es como si fuera un debate de políticos a pie de calle: ves de todo pero casi nada te dice algo (debido a un subdesarrollo emocional, claro).

Son pequeños momentos que uno aprovecha para desconectar un rato de responder correos, de editar fotos, de trabajar con vídeos ni llevar cajas de refrescos y demás de un lado a otro.

Otro de estos ‘instantes de relax’ que más me gustan son aquellos en los que ya anocheciendo y sin haber casi nadie en la calle, cojo y me siento en un bordillo a tomarme un zumo, imaginándome que dentro de ese envase, no hay zumo sino brandy. Entonces, me meto en mi propio mundo creyéndome ser un viejo amargado cuyas aspiraciones en esta vida se desvanecieron como cual castillo de arena en la orilla del mar, bebiendo ese “brandy con sabor a fruta” poco a poco, como si cada trago fuera el último que fuese a dar en esta vida.

Idioteces así sólo lo hacen personas como yo, a las que les faltan más de un millar de tornillos; en cambio, pensamientos como estos no sólo los tengo yo… O eso quiero pensar. A veces pienso que no soy un ex-pesimista intentanto ser optimista sino que soy una persona triste que intenta ser optimista.

Pero, el momento que más me gusta es cuando llega la medianoche. Ver que el reloj marca las doce en punto, que ambas agujas están mirando hacia arriba y saber que es hora de cerrar la tienda y volver a casa para disfrutar de apenas 10 horas de descanso antes de empezar con otro día más de trabajo. Son 10 horas en las que puedes hacer lo que te plazca, o eso creía hasta que vi que si no dormía unas 8 horas no aguantaba de pie al día siguiente. Eso me deja con unas 2 horas libres-libres.

Es entonces cuando te das cuenta de que tus padres están así todos los días, sólo que con la carga extra de tener que hacer de padres… Vaya, y yo diciendo que no me daba la vida… Y también, es entonces (sí, me repito) cuando me paso el día entero pensando qué haré en esas horas libres que tendré… ¿relax? ¿qué es eso?.
Uno que se queja de que no tiene tiempo en vacaciones para hacer lo que uno le plazca (yo) y mi madre que tiene 28 días de vacaciones tras haber estado trabajando 22 años en España sin parar, que se traduciría a algo así como “por cada año trabajado, 1 día de vacaciones en China”, mola ¿eh?

Vaya, creo que tengo visita.
Muy buenas! ¿Qué desea?

midnight

About these ads

2 comentarios el “A medianoche.

  1. Katniss dice:

    Me gusta que te imagines siendo un viejo y tomando brandy xD

    Realmente es muy importante saber aprovechar esos escasos instantes de tiempo libre, si no uno podría volverse loco. Y ausentarte del mundo de esa manera me parece muy encantador ^^

    Espero que te vaya bien. Un saludo :)

    • Henxu dice:

      Jajajaja, recreaciones mentales sin sentido.

      Ahora, apenas tengo tiempo libre; en el trabajo no puedo distraerme con algo que requiera mucho tiempo , casi ni puedo leer un libro tranquilamente.
      Aunque bueno, ya me esperaba un verano así, hay que dosificar el tiempo de la manera más imaginativa posible xD

      un saludo a ti también ; =)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s