Toma melancolía.

Hace ya bastantes horas que circula por la red la noticia de que cerrarán el servicio de Messenger (Msn, Windows Live Messenger, mésenye, emesene, etc…) en favor a Skype por parte de Microsoft. Tengo un cierto sabor amargo en la boca, un cierto malestar ya que básicamente invertí todo el tiempo que tuve de mi adolescencia en ese susodicho programa de chat (bueno, entre eso y la psp).

Como viene siendo habitual de mi memoria, tengo lagunas por doquier y por tanto, no me acuerdo cuándo comencé a tener mi propio correo electrónico, ni cuándo me enteré de que Papá Noel no cabía por mi chimenea (porque no teníamos chimenea), ni cuándo comencé a masturbarme, ni cuándo vi por primera vez una película porno… bueno sí, eso último a los 3 o 4 años (así he salido). Pero sí me acuerdo de que eso era la bomba y más: podías cambiar la fuente con la que escribir, el tamaño (de la fuente), el color; tenías tu propia foto de avatar, existían los emoticonos de verdad, los emoticonos personalizados, las cebollitas, el zorro; odiabas los zumbidos que te pegaba la gente cuando tenías los altavoces a tope… al hijo de la gran puta que por cada diez letras que escribía, nueve eran emoticonos…, ponerse la cam, ponerse con la cam, hacer videollamadas cuando Skype todavía no lo conocía nadie… Eso te llevaba a un mundo tan “sorprendente” que ni Jumanji…

Además, en ese momento reinaba la inmadurez de ‘quien más contactos tuviera por Msn era el que más grande la tenía‘, la gente presumía de tener 100+ contactos y alardeaba por todo lo alto ser el más social de la clase. Yo en cambio tenía holgadamente 500+ gracias a los foros por los que metía y las multi-conversaciones que petaban el pc cada dos por tres pero luego me miraba por dentro de los pantalones y no era precisamente ni el que “más grande la tenía” ni el más extrovertido. Eso sí, contactos todos los que quisieras, amigos de verdad, contados con los dedos de mi hombro. Sí, de mi hombro.

He conocido a muchas personas a través del dichoso Msn y el principal problema es que cada vez que agregabas a alguien tenías un “BOOM/Obsesión” por así decirlo de no parar de hablar con la otra persona hasta que pasada una semana, eso se convertía en un “te veo y no te conozco”. Entonces amistades estricamente como tal, pocas se lograba tener y es más, uno llegaba a tener tal cantidad de contactos que ya sólo por los nicks era imposible acordarse de quién era quién y es entonces cuando alguien te comenta de que existe la opción de “Agrupar contactos” (Dios bendijera esa función). Todavía recuerdo esa curiosidad que uno tenía por desvirtualizar a alguien, uno iba pensando en si “ese contacto de msn sería un violador pederasta”, que si te iban a dejar plantado, que si podría ser un borde impresentable cabrón o en el más remoto de los casos, si era majo y amigable. Todavía tengo a alguien que conozco desde hace 5 años con el que he entablado gran amistad y todavía no he desvirtualizado… Seguramente sea un pedobear en potencia asi que cuando vaya a quedar con él iré con un tapón en el culo por si las moscas.

Por otra parte, a poco de haberse introducido Skype y Tuenti (con Tuenti-chat) y el reciente Whatsapp, casi nadie utiliza hoy en día Messenger; parece que se ha puesto de moda no conectarse. Yo sigo haciéndolo y eso que en mi lista de contactos suele haber 5 personas conectadas. Ya es como una costumbre (que no tradición) estar conectado a pesar de que seguramente no me hable nadie excepto dos personas que también se están ‘mudando’ por así decirlo a otros sistemas de comunicación instantáneo.

Tal vez tenga que adaptarme por eso de “Renovarse o morir”, aunque por dentro siga siendo una persona anticuada que añora su extinto Msn. Cuando sea oficial la noticia y la retirada del servicio será cuando habrá que desinstalar esto y borrar el largo historial de conversaciones que he tenido a lo largo de los últimos años. Dicen que está bien tener recuerdos del pasado, pero que tampoco hay que quedarse anclado en él. ¿O sí?

melancholy deviantart morsus

PD: Para aquellos que se preguntan por qué narices escribo esta basura tras haber estado tanto tiempo ausente: no tengo nada que deciros. Ya lo dije en un principio, es mi rinconcito donde poder escribir lo que pienso y aunque se agradece que haya gente que lo lea, no escribo para la ‘gente’ ni para que se difunda (con la excepción de 1 entrada de blog de marzo del año pasado). ¿Qué borde soy eh? De nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s