B.

Los que me conocen saben que muchas veces me entra el venazo de exigirme más de lo que puedo hacer o llegar a ofrecer, me ordeno dar más de mi cuando ya he llegado a mi límite superior y las cosas, como es de esperar, salen estrepitosamente bien mal.

Esta tarde tengo una competición de Rubik y cada vez que lo pienso, me recuerda a las anteriores veces que he ido a torneos similares. En todas las veces excepto una, he ido solo, por mi cuenta, sin llevarme a nadie conmigo, bien fuera en Madrid, Valencia o Bilbao. Y justo al llegar al lugar donde se celebra tal evento, me vengo abajo.

Sí, he de reconocerlo, soy un envidioso en muchas ocasiones; aunque de esa envidia sana, o eso quiero pensar. Me vengo abajo porque la gran mayoría de participantes van acompañados de alguien: amigos, pareja, familiares, compañeros, etc… Veo que los acompañantes graban en vídeo al participante, le hacen fotos, le animan, le felicitan cuando lo hace bien y todas esas cosas que se supone que no tienen por qué hacerlas.

Yo lo veo y no se me ocurre otra cosa que saciar ese ‘vacío’ juntándome de strangis con algún grupo de competidores y participar en la conversación (aunque no tenga ni idea del tema que hablan), de hablar con los jueces, mezcladores, colarme en alguna entrevista de la tele… Lo que sea por no tener esa sensación de soledad (y mira que el ambiente suele estar animado).

Luego cuando me toca participar a mi, me quedo esperando en la ‘sala de espera’ a que me llamen (mal) por mi nombre, salga al escenario principal, resuelva un cubo y me vaya. Echo la mirada a los espectadores y no hay nadie que grite un “Venga Henxu!”, pues los únicos que me dan ánimos son los jueces y compañeros (competidores míos al fin y al cabo) de al lado. Cuando sale bien, lo celebro, cuando sale mal, me frustro y me lo llevo conmigo mismo.

Me siento de nuevo a la espera de que me vuelvan a llamar y mientras, pienso que no encuentro la motivación suficiente como para creer que las cosas me vayan a salir bien. No sólo depende de cómo de rápido y preciso sea uno capaz de mover los dedos, ni lo que tarde el cerebro en procesar la información que ve a través de los ojos, ni su concentracón y/o capacidad de predecir el próximo giro o movimiento, ni tampoco únicamente de cómo de frío o caliente tenga las manos. Sino también influye el estado anímico y no poco. Unos escuchan música para prepararse, otros leen libros mientras esperan, otros tienen otro cubo en la mano, otros ninguno y otros como yo, se dedican a pensar cosas como estas. (Debo ser el único).

Y sin embargo, usando un poco de razón llego a la conclusión de que lo mejor es acudir a torneos así solo, sin que nadie me acompañe. Parece totalmente contradictorio que tenga envidia de aquellas personas que van acompañadas de su entorno cercano y que luego piense que lo contrario es lo mejor. Más que nada porque conociéndome, cuando algo me sale mal y se me mete en la cabeza que lo he hecho mal, no hay dios que me convenza de lo contrario.

Son de esas situaciones en los que pudiendo haberlo resuelto en 13 segundos, se me queda en 16 por un pequeño fallo. Uno se empieza a recriminar lo tonto que ha sido, se repite el “pero cómo no lo vi antes” o “por qué no hice lo otro” y comienza a sumergirse en el torbellino de WC que se forma cuando uno tira de la cadena. Y para estar negándole los ánimos que te da alguien, pues como que mejor ir solo y no hacer sentir mal a nadie más que a uno mismo.

Luego está el hecho de que no todo el mundo muestra el mismo interés hacia esto. Para unos es un sinsentido, para otros es un coñazo, otros piensan que es de frikis sin vida social, otro que si tal que si cual. De hecho, si ya me cuesta a mi estar muchas horas seguidas rodeado de un ambiente en el que no paran de sonar el ‘crac crac’ de las piezas de los cubos al moverse, no me imagino a esa persona ajena a este ‘menester’. Gran par de ovarios y/o huevos debe de tener para aguantar todo eso.

Y por último, prefiero que el tiempo que pasasen viéndome hacer un cubo subido a un escenario para luego frustrarme, lo aprovechen en alguna otra cosa que les sea más gratificante para ellos, por así decirlo. Y más cuando andamos quejándonos de que nos falta horas en los días y que cuando se tiene tiempo libre se le pasa volando.

Es una especie de encuentro conmigo mismo… Aunque hoy, y siendo viernes, no tengo ganas de nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s