Ocurrencias mientras suena música deprimente de fondo.

Situaciones en las que estalla el cerebro. Pedazitos de corteza cerebral dispersos por las paredes de la habitación. Paredes que una vez fueron tan blancas como las de un hospital: color que simboliza pureza e higiene, pero que ahora andan decoradas con litros de pintura roja brillante, la cual sigue galardonada como la bebida refrescante más famosa de entre los vampiros.

‘Una pincelada por aquí, un grumito con esencia por acá y un puntito por allá’ dijo el famoso pintor al que llaman «Azar». Otros prefieren nombrarlo como «La Física». Lo cierto es que un bonito cuadro realista y rojizo dejó plasmado en aquel escenario.

Algún ojo y cabellos oscuros flotando en charcos de puro reflejo carmesí. De lo que una vez fue vida. O pasión. O dolor… Quién sabe. El que más claro lo tenía yace inerte, de rodillas, congelado como si de un retrato tratase, intentando no ceder ante la gravedad y acabar dormido en el suelo, descansando sin una almohada acorde ni querer aceptar que ya no podrá seguir soñando. Soñando con soñar que soñaba.

Y despertó en mitad de la oscuridad. Y lo primero que hizo fue llevarse las manos a la cabeza como si de un asombro recién saliese. Pero ya era tarde…

Situaciones en las que estalla el cerebro…

Esta entrada fue publicada en General.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s