La vida del trabajador estudiante o estudiante trabajador.

Es un clásico. Es como escuchar la 9ª sinfonía de Beethoven. O leer en tono melancólico el Soneto de la Dulce Queja de Lorca. O el partido del Madrid-Barça, cada cual como lo quiera ver. Está en boca de muchos, y en olvido de otros tantos: aquella época en la que el estudiante trabajaba, o el trabajador estudiaba. De nuevo, depende de si uno ve el vaso medio lleno o medio vacío.

Son las mismas conclusiones de “siempre”: “se hace duro”, “no tienes tiempo para nada”, “no sé cómo lo haces” y un largo etcétera que seguro que todos vosotros habréis oído. Parecen tópicos, pero desafortunadamente no es así.

Y es que, desde que era un renacuajo he estado con medio pie en el trabajo, medio pie en los estudios. Más lo último que lo primero, pero ahora, más de ambos que de ninguno. Por suerte. O desgracia. Quienes me conocen saben que odio las rutinas, que lo que me repatea es tener un trabajo “9 to 5” típico de oficinista americano, como en la película de Office Space. Eso de llevarte las preocupaciones del trabajo a casa, o directamente, llevarte el trabajo a casa, es… cómo decirlo… Odioso.

A veces pienso que debería haberme metido a conductor de tren. Y no echarme la manta a la cabeza y estudiar mientras trabajo. Pero luego sé, que ni lo primero ni lo segundo me acabarán llenando de satisfacción porque ello supone conformarme con lo que tengo y no aspirar a más. No digo “más alto”, sino “más lleno”. Soy ambicioso, sí. Y esto me va a costar caro, si no lo estoy pagando ya a precio de oro, a precio de tiempo. De ánimo. De vida.

Básicamente, las cosas se han resumido tal que así (perdonad, tengo la parte creativa de mi cerebro atrofiada):

Created with Microsoft Fresh Paint

Creo que el título dice bien claro en qué puntos ando…

Y ya no parece tan fácil vivir sin preocupaciones de llegar a fin de mes, ni tan fácil eludir obligaciones a medida que uno va sumando años a la cuenta de la edad. Ya no parece tan fácil dormir 8 horas seguidas, ni tan sencillo buscar media hora en la que comer tranquilamente con la familia. Llamadas, interrupciones continuas, correos entrantes sin parar (como los insultos de taxistas) y baterías que duran menos que ese intervalo de tiempo tan corto (y a la vez tan eterno) en el que ves cómo un pájaro acaba de vaciar su vejiga y, en slow-motion, no quitas ojo en cómo sus bellísimas excreciones pasan a formar parte de tu indumentaria. En fin, tal vez a esto llamen crecer.

Rutina. Estrés. Ansiedad. Desánimo. Soledad. Son palabras cotidianas con las que te familiarizas, con las que empatizas con todas aquellas personas que van o vuelven del trabajo y con las que compartes vagón en hora punta, yendo cuales sardinas enlatadas a 90 grados centígrados. Palabras que, acaban clavándose con chinchetas en el cerebro. Cerebro que no para de trabajar de día, ni estudiar de noche.

Esta entrada fue publicada en General.

6 comentarios el “La vida del trabajador estudiante o estudiante trabajador.

  1. 1volatil dice:

    No se,yo me siento tan inútil que preferiría estar trabajando …pero bueno,eso es obvio dependiendo de cada uno.
    saludos

    • Henxu dice:

      Depende! hasta en el trabajo, a pesar de ser útil para la empresa o sociedad, uno puede llegar a sentirse poco útil o inútil!

      Yo llevé varios años en hosteleria, y cuando llegué a trabajar en un sitio nuevo (era un casino), me sentí completamente inútil! Mi experiencia era nula comparada con mis compañeros, cuando ellos empezaron yo aún era un renacuajo jugando con la GameBoy.

      Pero es así, digamos que es algo necesario para salir del ensimismamiento de uno mismo y decir: Si ellos pueden, ¿Qué me impide a mi aprender y llegar a ser más útil?
      Ya no sólo trabajando, sino más útil de cara a enfrentarte a los futuros problemas que te vaya planteando la vida.

      Un saludo!

  2. Es verdad que estudiar y trabajar (aunque yo solo hago la primera) quitan el tiempo de lo demás, y aun así, cuando termines de estudiar, seguramente quieras buscarte un trabajo menos monótono y que te merezca más a tí la pena, y ya tendrás ahorros para comenzar y los estudios realizados para que tengas más posibilidades de ser contratado, sigue tus aspiraciones con ánimo que tarde o temprano las alcanzarás 🙂

    • Henxu dice:

      Hmmm. Te diría que sí y no. Digamos que en cierto modo, trabajar y estudiar a la vez te quita ese “vivir la juventud”, ese afán de realizar ideas de bombero día sí y día también cuando aún no tienes responsabilidades (o no las suficientes como para pensártelo dos veces antes de cometer otra locura). Con esto no me refiero a salir de fiesta 24/7; sino a hacer ideas que suelen salir con amigos del estilo: “12 de la noche un viernes, ¿y si nos vamos a “x” a pasar el finde?” o coger y apuntarte un curso de algo totalmente random así de repente.

      Es cierto que trabajar es ‘eso’ que me llevo, experiencia, trato con la gente, aguante del estrés y la presión (hoy he salido quemadísimo de la oficina), apreciar el esfuerzo y el dinero, etc. Pero claro, no tienes vida, literalmente. Es más, no tengo ni tiempo casi para ponerme al día con las clases (y me molesta demasiado andar dependiendo de compañeros de clase). No sé, también depende de las circunstancias familiares de cada uno, si pudiera me encantaría haber podido ir de Erasmus o irme un verano de visita por Europa, pero las cosas no están como para permitírmelo. Un poco de todo vaya. Pero gracias, te envidio por esa capacidad que tienes para animar a la gente 😉

      • No es animar a la gente, confio en que siempre va a haber algo mejor; yo no vivo en una mala situación financiera, por lo que no te entiendo, no se aún lo que es tener que trabajar para poder vivir mejor, por que aún no lo hago; aun así y aunque no tengas tanta vida social como desearías (que en eso si me relaciono) y tengas que depender de tus compañeros en ocasiones para apuntes, en algun momento saldrás de esa mala situación, habrás terminado los estudios, tendrás más vida social y comenzarás a poder viajar ( esto le pasó a un amigo de mis padres, el cual me ponen como ejemplo continuamente), en resumen, confía en que aunque ahora no sea la situación perfecta, con tu esfuerzo y trabajo pronto podrás conseguir estas cosas que hasta ahora no has conseguido y el hecho de haber tenido que trabajar para ellas lo hará más enriquecedor. Suerte en el trabajo y con los estudios, ánimo

      • Henxu dice:

        Ojalá todo fuera tan fácil como dices 😉 Cuando empiezas a tener pareja/familia, la vida social se reduce drásticamente – salvo excepciones. Pero oye, hay que ser optimistas 😉 (aunque yo me llamo intento de optimista)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s