La “cuesta” de enero v3.

Enero. Cada año empiezo a odiar más enero, como me empezó a pasar hace unos años con los domingos. Es un mes tan cuesta arriba, que a veces entran ganas de subirse a un carro y bajar cual suicida a mil por hora.

Noto cuándo mis párpados juegan a hacerse los muertos mientras mi cerebro intenta tragarse por la fuerza esa retahíla de infinitas letras ordenadas en grupos: palabras, frases, párrafos… Noches infinitas con cafeína haciendo las veces de gasolina en mi corazón, con mi papelera coleccionando de latas de bebidas energéticas y hojas de distintos tés del mundo. Creo que está sufriendo de síndrome de Diógenes.

Si sólo fueran exámenes lo que tuviera por delante, ahora mismo estaría haciendo cosas más provechosas como dormir las 8h de sueño diarias. Pero no. Cuestiones de trabajo me trajo Baltasar, con obligaciones anuales me obsequió Gaspar y Melchor me regaló estrés, mucho estrés, de hecho fue el más benévolo y generoso. Es más, hace un par de días me llegó desde China una pulsera cuantificadora de estas que están de moda y cada vez que me levanto se me ponen los ojos como platos: en dos días he dormido 7h, de las cuales 2h de real descanso-sueño profundo. Es maravilloso, alucinante y a la vez terrorífico el poder de control que tienen estos cachibaches de 15€ sobre nuestra rutina. No me quiero imaginar aparatos que cuesten millonadas… ¿Os acordáis del ojo que todo lo ve? Pues algo parecido.

Las llaves del coche posan en mi pequeño cajón, brillando como nunca y gritando: “Sé que nos quieres coger esta noche, guapo”. Bueno, lo de guapo es fruto de la escasez de sueño – o de otros síntomas más profundos que no logro ver con mis ojos de chino -. Lo necesito, lo necesito tanto… Dar una vuelta de noche, sin nadie por las calles, notar cada irregularidad de las carreteras en mi espalda y sentirme abrazado por la tranquilidad de gente durmiendo. De sentir cómo cada pelo de mi cuerpo se eriza cuando llego a un mirador de la Sierra y emocionarme con el fantástico paisaje que nos brinda la ciudad, sin la presencia de la asquerosa boina de contaminación que acecha nuestros pulmones día sí y día también. De sacar mi tetrabrik de zumo de naranja con un mínimo de 50% de contenido de fruta, abrirlo como si fuera una botella de Blue Label o Hibiki y dar un trago tan profundo que mi nuez quiera salir volando hacia el cielo. Pero es tan reconfortante… ~tanto como el gasto en combustible del que te das cuenta al día siguiente~.

Mi vida ha cambiado en este último año. Y eso me está cambiando a mi, convirtiéndome en una contradicción: caliente por dentro, frío por fuera. Como de costumbre.

Pero hay que intentar ser optimista. Hay que seguir sacrificando horas de sueño por aquello que uno lucha, porque uno ya dormirá cuando se acabe la obra de teatro. Hay que seguir escuchando a la gente que necesita un desahogo de su vida, no cuesta nada donar horas para aliviar penas ajenas – que aunque me falte mucho tiempo, no deja de ser importante-. Porque cuanto más en silencio y desapercibido pase, más escucho. Y más aprendo. Pero el mero escuchar, no es la solución a los problemas, por desgracia.

Y sobre todo, hay que seguir respirando bajo el agua. Porque aunque tengamos la sensación continua e interminable de que nos estemos ahogando, tal vez merezca la pena.

Anuncios