Teoría de confianza 27.

Después de un horrendo día, lo mire por donde lo mire, he venido aquí a mi rinconcito a desahogarme un poco. Podría haber caído en la simplicidad de haber dicho: “Si lo sé ni me hubiera levantado”, que por poder, podría; pero creo que la vida no es un “todo o nada”, es decir, no es “No hago nada, no recibo nada; hago mucho y recibo mucho” sino que más bien suele ser del tipo “No hago nada, tengo suerte y me toca mucho; en cambio, pongo todos los medios para alcanzar algo y no recibo nada“. Que es básicamente lo que me suele ocurrir a mi, bueno, excepto en el recibir sin hacer nada.

Y es que, después de que me abran el orto en un examen de Derecho al cual he ido más espeso que una roca… Después de darme cuenta a la hora de poner la fecha que hoy cae 27… Pues le he empezado a coger manía a esta fecha; un examen el día 27 debe de ser para vosotros algo así como salir de fiesta un martes 13. Pero en fin, he depositado mi “corasonsito” a merced del profesor de Internacional (sí, el mismo de la entrada anterior); ya se encargará de suspenderme con un cero bien grande. Ministro de Asuntos Exteriores de China me dijo que iba a ser porque tengo mente de jurista… Espera que voy a reirme un rato y ahora vengo.

Ya estoy.Yo hoy quería venir a hablar de la confianza, ese tema tan delicado del que todos hablamos sin saber. Y sí, yo tampoco sé del tema, así que podéis llamarme hipócrita. El problema es que tenía muchas ideas por el camino y ahora no me acuerdo de ninguna; bueno sí, de por qué cojones he visto un perro llevando corbata subiendo las escaleras mecánicas del metro con su dueño vistiendo de payaso oliéndole el culo; pero eso es harina de otro costal.

Después de varias clases de Teoría de los juegos, no puedo sino pensar que la confianza es como un “juego”, en su buen sentido de la palabra, es decir, conjunto de opciones que tiene uno o más jugadores en los que dependiendo de la elección que tomen, reciben una recompensa u otra. Para simplificar todas estas cosas que estudiaréis si os metéis a alguna carrera relacionada con ADE o economía, os pongo un gráfico made in Henxu sencillo de qué es un juego:

Eso es arte señores. Como había dicho hace dos años en esta entrada: ¿Pueden chicos y chicas ser sólo amigos? Dos personas difícilmente podrán llegar a ser sólo amigos. La realidad es palpable y así son las cosas (mis cosas). El caso es, el equilibrio del juego (es decir, que haya final feliz) que arriba véis reflejado, es: “O el chico pide salir y la chica acepta” o “el chico no pide salir y la chica tampoco tenía intención de ello”. En caso contrario, uno de los dos acabará más hundido en la mugre que otro, ¿es lógico verdad? Pues para el profesor de derecho internacional no.

Pero a lo que quiero llegar no es cuestión de si uno quiere salir o no con la otra persona (que también), sino en la confianza que hay después de que éstos comiencen a ser pareja. Os voy a poner otro gráfico (me tiraré otra media hora antes de hacer una chapuza):

De manera MUY SIMPLE, una relación se basa así, en decidir día sí y día también si vas a confiar en tu pareja. O se confía mutuamente o no se confía nada (perdón, o se confía y se va a pique o no se confía y la relación va viento en popa).

Con tal de que uno deje de confiar en el otro, las cosas no van a ir como tienen que ir. Pero, mi pregunta (que va para vosotros) es, ¿qué es lo que le lleva a alguien a desconfiar de otra persona? Es obvio que, siguiendo el gráfico, nunca desconfiaríamos de la otra persona si ella confía en nosotros; y, tampoco habría motivos para desconfiar de la otra persona porque el desenlace no es bueno ni para uno, ni para el otro.

Sin embargo, en la vida real hay más factores que influyen en una relación, celos, personas más atractivas que tu pareja, personas más atractivas que tú, errores tuyos, errores de tu pareja, amigos, confidentes, padres, enemigos, etc… Todo un cúmulo de situaciones que serían difíciles de representar en un gráfico como el de antes. Y lo que es más, si uno llega a perder la confianza de la otra persona; mal vamos: que podéis ser los más chachipiruli-guays amigos de vuestra chachipiruli-vida, pero como uno deje de confiar en el otro, ya podéis ir yendo a chachipiruli-ser los mejores amigos que por mucho chachipiruli-amigos hayáis sido, se va a pique.

Y así son las cosas porque nosotros las queremos así, chinpún. Las amistades se basan en la confianza; las compra-ventas se basan en la confianza, las relaciones entre trabajadores se basan en la confianza, las relaciones entre estados se basan en la confianza, el decirle a tu madre que has dejado embarazada a una yegua se basa en la confianza, gritarle al vecino diciéndole que es un hijo de la gran puta también se basa en la confianza, comer pescado y almejas también se basa en la confianza, que os esté importando una mierda esta entrada y no entendáis una mierda porque yo me expreso como una mierda también se basa en la confianza… Mierda. (Sí, así de maleducado soy, perdónenme ustedes).

TODO ACABA BASÁNDOSE EN LA CONFIANZA.

¿Alguna objeción sobre lo que acabo de exponer? Porque yo sí tengo. Y muchas.

Anuncios

Y volví a bajar…


… Tan parecido es todo esto a ‘Cielo sordo…

2:03

Estoy harto de todo esto… Acabo de salir de la ducha, de cenar, de vestirme, de meter ropa en la lavadora, de fregar los cacharros… y de ordenar un pelín mi vida; o al menos intentarlo.

Hace cosa de 2 horas, empezó a llover muy fuerte… Me sentía angustiado, decidí vestirme, abrigarme bien, coger el paraguas y bajar… En plena noche, las luces de las farolas alumbraban lo poco que podían, como si la luz estuviera en una constante pugna con la oscuridad, intentando llegar a los rincones más insólitos de la calle; la intensa lluvia no cesaba de caer… llevaba un paraguas pero no evitaba que mi corazón se mojara; voy andando hacia mi parquecito, hacia mi pequeño lugar, salpicando y manchándome con cada paso que daba cuando pisaba un charco…
Sigue leyendo

Es hora de volver a caminar…

3:38 A raíz de “Cielo sordo” y de “Pasar de los problemas“, toca… lamentablemente, cerrar el telón.

Creo que va siendo hora de volver a levantarse y caminar sin más, de volver a vagabundear por la vida y de buscar (como todos los demás) ese anhelo al que llaman ‘felicidad’. No pensé que pudiera acabar así, pero así ha sido…

Todo comenzó rápido… y por desgracia, acabó de la misma manera. El haber conocido a una persona de la manera que casi nadie hubiera podido imaginar antes, a través de este lugar, de este escondido lugar apartado del mundo que la gente llama ‘blog personal’. Una necesidad mutua, ella a mi, yo a ella; que se fue agrietando poco a poco a causa de la vieja bruja que llaman “distancia”. El conocerse el uno al otro supuso poner la vida del otro patas arriba, como un remolino que entra en tu habitación y la desordena por completo. De allí surgió nuestro código de números que nadie entendía, excepto nosotros dos.
Sigue leyendo

‘Pasar’ de los problemas.


A veces pienso, por qué seguir aguantando todo esto si puedo pasar de ello? Sí, ‘pasar’ suele ser la opción más fácil y recurrida por todo el mundo. Ese huir de los problemas para no tenerlos en cuenta cuando alguien lo pasa francamente mal. Aun así, no tendría que ser la solución, no… al menos, no la primera ruta de escape ante una dificultad considerable.

Llevar 4 días con problemas enormes de insomnio, poco apetito (excepto tragar aire), ganas de nada – ni de levantarme de la cama y no hacer nada-, hacer las cosas por obligación; siquiera tengo ganas de distraerme haciendo cubos, de hacer penspinning, de jugar al ordenador, leer libros, ni salir con la bicicleta para pegarme un voltio… no es nada agradable, y como comprenderéis, ni mucho menos de estudiar ni hacer trabajos aun teniendo los exámenes a dos dias de la vuelta de vacaciones… (sin respiros hasta Selectividad).
Sigue leyendo

Cielo sordo…

Los días de lluvia son tan… ideales, melancólicos, lúgubres y tristes… Oir el clamor que causan cuando miles y miles de gotas se estrellan contra el suelo, como si intentaran transmitirnos su furor ante la imposibilidad de dejar de caer como efecto de la gravedad. El “Tlop… Tlop” de las gotas gordas que caen desde la parte superior del marco de la ventana, el resoplo del viento que se pierde en las distancias y vuelve para recordarte un: “Existo”, las oscuras capas de nubes que forman un manto negro impidiendo que los rayos de luna alumbren tus ojos…

Salir de la puerta de casa, cerrar la puerta…”PUM!”, sshclick clongk ssh clongk. Bajar las escaleras y abrir la puerta. Viento, mucho viento, llevándose consigo las gotas de lluvia. Gotas que empiezan a caer sobre el abrigo, deslizándose sobre el mismo mientras intentan atravesar esa barrera de tela impermeable, queriendo penetrar en el interior del corazón… ¿Por qué querrán acceder allí dentro?
Sigue leyendo

Recordar lo nunca ocurrido.

“Un segundo más, un minuto más, una hora más, un día más, una semana más, un mes más, un año más… Una persona más en este mundo…” – piensas. “… en este totum revolutum al que llaman Tierra. Total, por que desaparezca yo, no va a pasar nada.” Pensamientos que hace mucho que no visitaban tu cabeza, tus sentimientos, tus formas de concebir la vida…

Kurt Cobain (que en paz descanse) decía: “Echo de menos la comodidad de estar triste”. Mi caso no es ese, pero en cierto modo se aproxima. Es a lo que en cierto modo has estado acostumbrado toda tu vida: lo gris, monótono y constante… es decir, no tener motivos para decir: “Borrón y cuenta nueva”.
Sigue leyendo

Ser “algo” en la vida.

Reflexionas: Cuando una persona se pregunta qué hacer con su vida, unas sabrán desde enanos cuál será su vocación, otras vendrán determinadas por lo que “x” persona/s quieran y otras sabrán elegir su camino a lo largo de su vida.

Cada cual podrá acertar o errar. Cuando a alguien se le pregunta “¿Qué quieres ser en la vida?” La persona responderá con aquella profesión, aquella carrera u oficios que tiene planeado realizar en los años próximos o que ya está haciendo. Otras personas responderán el tópico de : “Ser feliz”. Sí, es cierto, se busca ser feliz, y muchas veces a costa de los demás… Pero, ¿y qué?; ¡eso y nada es lo mismo!
Aburrido de tan monótonas respuestas, te preguntas a ti mismo: ¿Qué quiero ser en la vida?”
Sigue leyendo