De cuando quieres a alguien que no se quiere a si mismo.

Comentario a: (http://hellogiggles.com/someone-you-love-doesnt-love-themse…)

El problema no está en que ayudar a una persona con depresión es una batalla ajena, sino que reside en que no puedes ir y decir “Oh, entonces aprende a quererte a ti mismo” y dejarle de lado.

Son precisamente ese tipo de frases que hacen que una persona quiera suicidarse mientras está intentando combatir contra sí mismo, enfrentando sus sentimientos opuestos de “me aprecio” y “me odio”. Necesitan apoyo, cariño, afecto o incluso asistencia especializada. Pero sobretodo, tiempo. Mucho tiempo.

Porque además, están ciegas -metafóricamente hablando-, pues no son capaces de ver más de dos palmos en color, y el resto, todo en gris a causa de su “propia” obcecación. Esto no significa que quienes sufren de depresión no sepan que sus amistades, parejas o círculos cercanos les quieren ni mucho menos, pero no son capaces de sentirlo. Muchas veces, siquiera de exteriorizarlo. Así, corren el riesgo de que, si las relaciones de amistad o de pareja son como deben ser (mutuas, recíprocas y desinteresadas), puedan acabar arrastrando a la otra parte a su propio agujero negro de miedos y temores.

Como se comenta en el artículo, por más afecto que se pueda tener hacia una persona depresiva y deprimirda, si uno no logra observar un signo de mejoría, acaba teniendo la sensación de estar en pie resistiendo la presión de tener bombarderos sobre su cabeza en vano.

Y al final, cuando uno ve (y empieza a creer que) no consigue ayudar a una persona deprimida porque ella misma rechaza su auxilio, -a pesar de que quien se la ofrece haya pasado por lo mismo-, acaba sintiendo una impotencia de ser un inútil que puede acabar corroyéndole por dentro.

La gente casi siempre asume que alguien es egoísta cuando no quiere quedarse junto una persona que no se aprecia y acompañarle, pero muchas veces no saben que seguramente uno ya haya pasado por una depresión antes y no puede soportar otra ajena o que ya ha sufrido por lo mismo y no quiere recaer de nuevo. Supervivencia o egoísmo, cada uno como lo quiera llamar.

Tanto intentar ayudar y no conseguirlo como no ayudar por miedo, duele. Duele, y no poco. Y muchas veces, tampoco se percatan de ello.

Anuncios

Pobreza…./Poverty

IF U WANT ME TO TRANSLATE THIS, JUST COMMENT IT AND I WILL DO IT FOR YOU WITH MY NOT SO GOOD ENGLISH LEVEL… (CAPS LOCK)

Bueno, esta vez tras tanto tiempo sin estar por aquí vuelvo con un tema que nos concierne a todo el mundo. Es un tema que llevaba queriendo escribir desde hace mucho pero no tengo tiempo, y ahora, estando de exámenes resulta que para evitar estudiar escribo esto.
Sí, la pobreza. Ese nombre al que todos puede o no darnos miedo de caer en ella, mientras sabemos que hay gente más pobre que nosotros.

Yo lo he reflexionado varias veces… Cada vez que me pongo a pedir cosas a mis padres, (y eso de que soy de los que piden poco o nada), me centro en eso, y le doy la brasa a mis padres para que me lo compren tarde o temprano. Pero cuando salgo de mi portal de casa y voy hacia mi tienda, veo de camino al pobre hombre africano (su raza no es negra, es humana) el cual se queda en la puerta de un supermercado con un periódico en la mano y pidiendo limosna a todos los que entran y salen del mismo. Me suelo acercar varias veces para hablar con él y preguntarle cómo le va (para estar en su situación…mal). Cuando llevo algo de comida, un bocata, un sandwich o algo para comer, se lo suelo dar y yo aguantarme el hambre porque sé que el sufre mucho más que yo… Yo podría volver a casa , coger algo del frigorífico y comérmelo, él en cambio va a los cubos de basura.

Me recuerda a las personas pobres sentadas a las puertas de los rascacielos empresariales, mientras que los altos ejecutivos pasan y les tratan como si fueran un estorbo… Ambos son humanos, sin embargo, uno busca comida y refugio donde cobijarse… el otro busca dinero, fama…

Otro hecho que me hizo retroceder a la hora de comprarme cosas inútiles fue cuando mis padres  estaban en la tienda y entró un señor de unos 40-50 años , chino, a pedir no limosna sino que dijo : “por favor, me puedo quedar con ustedes? me despidieron del trabajo y me atracaron cuando dormía por la calle. No tengo nada y haría lo que fuera por un lugar en donde dormir y poder comer algo”. Según mis padres parecía que no estaba mintiendo y que no estaba por ahí pidiendo limosna si no que lo que contaba parecía ser verdad, juzgando por el aspecto que tenía…

Así es la vida… El dinero mueve el mundo