Comenzar el año con buen pie? Y un cimbrel. (Parte 1)

Acaban de pasar 5 días desde que empezó 2011. Vaya… qué rápido pasa el tiempo, ¿no? Ya sólo quedan 360 más para 2012… Además, comienzo el año bien, desmayándome y haciendo un “plof” en el suelo como si la cosa no quisiera (ayer). Celebremos pues… mi primer “constipao” del año.

Tenía hoy planeado estudiar, veo que estando enfermo me va a ser tarea muy ardua para concentrarme y aun estando con el ordenador haciendo trabajos, se me cansan los ojos muy rápido. Nada de jugar, nada de estudiar, nada de salir… Reposo en cama durante unos días.

Anímicamente no estoy como para escribir, decir, pensar, reflexionar en nada… me limitaré a coger mi agenda recién comprada y a copiar frases que vienen en ella y no sé, exponer mi opinión. Y ni aún para eso me llega el cerebro de mosquito que tengo guardado dentro del cráneo.

Hoy y mañana, son días de regalos, de que sus Majestades los Reyes Magos se vayan pasando por todos y cada uno de los rincones de la faz de la Tierra (?) para ir repartiendo su magia e ilusión; y en esencia; lo que los niños quieren que les regalen (y lo que nosotros, los “antiguos niños” ansiábamos que nos regalasen). Yo ya perdí la ilusión en eso de pequeño…
Sigue leyendo

Anuncios

Cómo pasa el tiempo… ¿no?

19:05

Seguimos a 24 de diciembre y pienso… Vaya, se han esfumado así 12 meses tan rápidamente aunque haya habido días eternos en los que deseaba que me tragara la tierra. No sé qué conclusión sacar de este año.

Tal vez haya sido el peor año de mi vida, o tal vez todo lo contrario… Ni idea, sé que ahora sigo vivo y que hay que seguir adelante. Un año más que acumulas al lastre de tu existencia por este mundo; época de felicitaciones, deseos y muchas ilusiones y compromisos para el año que viene.

Sigue leyendo

Diciembre… prosigamos.

18:04

Ayer (viernes) tuve un día agitado, en el cual había dormido poco, por tanto, las típicas dormilonas en clase; volver a casa, cambiarse e ir al gimnasio sin comer ni echarse la siesta; y luego cruzar medio Madrid en Metro 3 veces…dormido (dando gracias que no me hubieran robado nada mientras echaba una cabezadita), y trabajar;… al volver al hogar (dulce hogar); me fui pronto, muy pronto a la cama.

Tras haber dormido casi 12 horas, me despierto. Lo primero que veo es el móvil. “4-12-2010 , 11:34”. Vaya, seguimos en diciembre… y he dormido demasiado. Intento despejarme con un chorro de agua fría bajo la ducha (no… no es recomendable hacer eso), escapar de ese mundo de sueños y pesadillas, dejarme de amarguras constantes… Salgo a la calle y me doy cuenta… “JODER Qué frío hace!”.

Pero bueno, el frío no impidió que fuera a darme una vuelta con la bici… la pobre estaba llena de polvo, las ruedas estaban un pelín desinchadas, y los discos de freno un poco “fríos” de tanto no usarlos… Volví a hacer mi ruta de siempre, subir unas malditas cuestas, y bajar “a tope” otras; pasar por el estanquecillo de los patos y ver que sólo quedaba uno; pasar al lado de “las amiguitas de carretera” quienes te ofrecían sus agradables servicios con miradas asesinas; pasar al lado del Parque de Atracciones y ver cómo de bien se lo pasaba la gente en las atracciones, niños riéndose, otros llorando y otros tantos, indiferentes por estar ahí; pasar por el restaurante de mi tío y por mi parquecito de antaño; y volver… a dejar la bici.
Sigue leyendo