Entre un videojuego y un amigo. Escoge al amigo.

Durante el trascurso de mi vida, habré hecho tantas cosas de las que me pueda arrepentir… tantos y tantos errores de inmadurez… de entre ellos, mi antigua adicción a los videojuegos.

El hecho de ser como soy yo ahora, se debe gran parte, por culpa de/gracias a, mi tío. Siendo yo un renacuajo todavía cuando vivíamos en un mismo piso, recuerdo que mi tío se trajo a casa un ordenador, un Pentium II; con 8gb de disco duro y no se si 128 de RAM… que traía Windows 98. Por entonces, yo estaba alucinando, me preguntaba cómo podía ser, que lo primero que él hiciera cuando volvía a casa, era ponerse al ordenador.

Mis incógnitas desaparecieron cuando un día vi un anuncio por la televisión; creo que era una propaganda del Real Madrid (que por cierto juega el lunes! GO GO GO!) en la que te decían que te metieras en su página web… Yo por aquel entonces, madridista hasta la médula, hice caso. Allí empezó mi “mundo” de “surfear por la web”…
Sigue leyendo

Anuncios

Todo ya no es lo mismo, pero hay que seguir.

Sí… La vida te da giros inesperados, es cuestión de saber controlarlos.

El sábado por la noche fui con unos amigos de fiesta a Villaviciosa de Odón, sí, eso de salir y no pasar por casa hasta el día siguiente. Llegamos allí sentados en un autobús a rebosar, nos fuimos reuniendo cuales hormigas hacen cuando encuentran algo dulce. Sí, esperábamos el “gran momento”, los fuegos artificiales de las 12 de la noche.

(Derechos de autor , todo suyo).

Aunque, más tarde, se repetiría la escena de siempre, alcohol a.k.a botellón, evidentemente. *Glup, glup, glup* Todo bien, de risas, jijiji, jajajá, hasta que pasó *me rasgo los bolsillos* y digo : “¿Dónde está mi móvil?”

Por desgracia, había desaparecido… mis contactos, mensajes, fotos, música, vídeos, datos, en esencia… recuerdos… Echaré de menos a Chop Suey como tono de despertador, echaré de menos esa rabia y a la vez cariño a las llamadas a las 3 de la madrugada de algún que otro amigo en necesidad, echaré de menos ver fotos cuando voy por el metro y sonreír mientras piensas “qué momentos…”; lo mismo pasaba con los vídeos, con el flash que te cegaba literalmente al tomar las fotos, con los enfados porque dejaba de funcionar cuando le apetecía… echaré de menos todo eso, hasta que me compre otro nuevo, claro. Pero lo perdido, perdido está. Mi Omnia i900… T_T

Del mismo modo, la vida dando sus pasos, alejándose del nacimiento, acercándose a la muerte; atravesando el prado de la soledad, el parque de la felicidad, el acantilado del amor o el abismo de la desesperación… Todo va cambiando y no podemos decir “me rindo” ante la primera caída.

El ganador es el que sabe asumir su derrota y continuar adelante

Así que, seguiré caminando por la vida… y por el Paseo de Extremadura

Cuando pierdes algo valioso…Arrepentimiento.

Tengo que escribir algo esta semana, no me gustaría dejar el blog vacío durante las vacaciones. `[Sorry Kirt si todavía no he escrito la 3ª parte de mi pasada por Valencia… lo tengo a la mitad]

Tenía -valga la redundancia- pensado escribir este artículo hace bastante tiempo, pero viendo los acontecimientos que van surgiendo pues por qué no hacerlo.

¿Nunca os ha pasado que tenéis un familiar/amigo/conocido/etc, que consideráis el más pesado de lo que la tierra pudo engendrar, que no os para de acosar, que tal y cual y le mandáis literalmente a la mierda. Y que una vez se va (de cualquier manera…. el hecho es que se va y no está), de una manera u otra, ocurren sucesos que os recuerdan a él, y le echáis de menos?

En la vida habrá muchas situaciones en las que os pasarán (y me pasarán) eventos parecidos a los que acabo de decir. Es triste, sí, pero casi siempre somos nosotros los que tenemos la culpa de ello, ¿por qué?
Sigue leyendo