B.

Los que me conocen saben que muchas veces me entra el venazo de exigirme más de lo que puedo hacer o llegar a ofrecer, me ordeno dar más de mi cuando ya he llegado a mi límite superior y las cosas, como es de esperar, salen estrepitosamente bien mal.

Esta tarde tengo una competición de Rubik y cada vez que lo pienso, me recuerda a las anteriores veces que he ido a torneos similares. En todas las veces excepto una, he ido solo, por mi cuenta, sin llevarme a nadie conmigo, bien fuera en Madrid, Valencia o Bilbao. Y justo al llegar al lugar donde se celebra tal evento, me vengo abajo.

Sí, he de reconocerlo, soy un envidioso en muchas ocasiones; aunque de esa envidia sana, o eso quiero pensar. Me vengo abajo porque la gran mayoría de participantes van acompañados de alguien: amigos, pareja, familiares, compañeros, etc… Veo que los acompañantes graban en vídeo al participante, le hacen fotos, le animan, le felicitan cuando lo hace bien y todas esas cosas que se supone que no tienen por qué hacerlas.

Yo lo veo y no se me ocurre otra cosa que saciar ese ‘vacío’ juntándome de strangis con algún grupo de competidores y participar en la conversación (aunque no tenga ni idea del tema que hablan), de hablar con los jueces, mezcladores, colarme en alguna entrevista de la tele… Lo que sea por no tener esa sensación de soledad (y mira que el ambiente suele estar animado).

Luego cuando me toca participar a mi, me quedo esperando en la ‘sala de espera’ a que me llamen (mal) por mi nombre, salga al escenario principal, resuelva un cubo y me vaya. Echo la mirada a los espectadores y no hay nadie que grite un “Venga Henxu!”, pues los únicos que me dan ánimos son los jueces y compañeros (competidores míos al fin y al cabo) de al lado. Cuando sale bien, lo celebro, cuando sale mal, me frustro y me lo llevo conmigo mismo.

Me siento de nuevo a la espera de que me vuelvan a llamar y mientras, pienso que no encuentro la motivación suficiente como para creer que las cosas me vayan a salir bien. No sólo depende de cómo de rápido y preciso sea uno capaz de mover los dedos, ni lo que tarde el cerebro en procesar la información que ve a través de los ojos, ni su concentracón y/o capacidad de predecir el próximo giro o movimiento, ni tampoco únicamente de cómo de frío o caliente tenga las manos. Sino también influye el estado anímico y no poco. Unos escuchan música para prepararse, otros leen libros mientras esperan, otros tienen otro cubo en la mano, otros ninguno y otros como yo, se dedican a pensar cosas como estas. (Debo ser el único).

Y sin embargo, usando un poco de razón llego a la conclusión de que lo mejor es acudir a torneos así solo, sin que nadie me acompañe. Parece totalmente contradictorio que tenga envidia de aquellas personas que van acompañadas de su entorno cercano y que luego piense que lo contrario es lo mejor. Más que nada porque conociéndome, cuando algo me sale mal y se me mete en la cabeza que lo he hecho mal, no hay dios que me convenza de lo contrario.

Son de esas situaciones en los que pudiendo haberlo resuelto en 13 segundos, se me queda en 16 por un pequeño fallo. Uno se empieza a recriminar lo tonto que ha sido, se repite el “pero cómo no lo vi antes” o “por qué no hice lo otro” y comienza a sumergirse en el torbellino de WC que se forma cuando uno tira de la cadena. Y para estar negándole los ánimos que te da alguien, pues como que mejor ir solo y no hacer sentir mal a nadie más que a uno mismo.

Luego está el hecho de que no todo el mundo muestra el mismo interés hacia esto. Para unos es un sinsentido, para otros es un coñazo, otros piensan que es de frikis sin vida social, otro que si tal que si cual. De hecho, si ya me cuesta a mi estar muchas horas seguidas rodeado de un ambiente en el que no paran de sonar el ‘crac crac’ de las piezas de los cubos al moverse, no me imagino a esa persona ajena a este ‘menester’. Gran par de ovarios y/o huevos debe de tener para aguantar todo eso.

Y por último, prefiero que el tiempo que pasasen viéndome hacer un cubo subido a un escenario para luego frustrarme, lo aprovechen en alguna otra cosa que les sea más gratificante para ellos, por así decirlo. Y más cuando andamos quejándonos de que nos falta horas en los días y que cuando se tiene tiempo libre se le pasa volando.

Es una especie de encuentro conmigo mismo… Aunque hoy, y siendo viernes, no tengo ganas de nada.

Anuncios

El efecto Rubik y Feliz año nuevo.

Estamos casi finalizando el año, diecisiete navidades he pasado y espero que me queden por pasar unas cuantas más. 2011… eso que se escuchaba tan lejano, tan distante, tan “bueno, nos queda un año por delante”, ha llegado, y volveremos “como si fuera un bucle” a decir lo mismo del 2012; a no ser de que las supersticiones de los antiguos mayas estén en lo cierto y en este próximo año se acabe el mundo, cosa que dudo. Pero quién sabrá… Bastantes películas de ciencia-ficción ha habido sobre esto.

2010… Un año digno de recordar, como cualquier otro; supongo. Si pongo en una balanza los momentos alegres por un lado y los sucesos desagradables por otro, seguramente se incline hacia lo segundo. ¿Deprimente? Y con razón. ¿Mereció la pena? Por supuesto.
Tal vez estos últimos días, me hayan demostrado lo contrario, la otra cara de la moneda la cual llamamos “vida”.
Sigue leyendo

Arg….

21.45. Hace cosa de una hora he vuelto a mi hogar… dulce hogar.

Llevaba 2 días enteros que no pisaba mi casa excepto para comer, mear, dormir y despertarme… soñar situaciones imaginarias que son muy poco probables que se cumplan.

He vuelto ciertamente decepcionado…conmigo mismo (como podréis apreciar en la foto), ante la deprimente actuación en el Campeonato Nacional de Rubik España 2010, que se celebraba estos 3 días en el CC Xanadú. Si bien soy consciente de que no me he esforzado en practicar para el torneo y no tengo razones para estar enfadado, sigo estándolo, sabía que podría haberlo hecho mejor… mucho mejor.

Foto hecha por cisco =D

Foto hecha por cisco

Tendría (como siempre) que estar estudiando para los exámenes, en vez de escribir esto.

Pero bueno, no es de esto de lo que quería hablaros hoy… ya os comentaré en otra ocasión.

Hoy…

Sigue leyendo

Hoy… paso de escribir.

1:30

Un poco hasta las narices de mi (pésima) conexión a Internet… He escrito como 2 veces una entrada larguísima para que no se me guarde en el borrador (ni siquiera automáticamente) y me quedé únicamente con las ganas… bueno, ni eso.

Pasaba de estudiar, y no podía tocar la Ps3 que adquirí … ¿Ayer? ¿Antes de ayer? Ya ni tengo memoria para eso. Tal que me he puesto a juguetear con el cubo este que le tenía muerto de risa en la estantería… en fin. Tengo torneo en una semana así que me puse a practicar un poco…

Prefiero de todos modos, distraerme, dejar de rayarme y pensar en lo mismo una y otra vez, (ojalá fuera tonto…) y estar… “bien”, en la medida de lo posible. Chipiguay lalala (8)… Bailemos todos juntos… o.O

Mañana sábado toca demo en expocómic… pasado demo en Xanadú… tiene tralla la cosa.

En fin … a dormir se dijo… hoy me voy pronto a la cama. No vaya a ser que me vuelva a dar el bajón.

1:50

Estancia en Valencia / Otakuart! (parte 3)

Tercera parte tras tanto tiempo… Tengo tantas ideas en la cabeza que siempre se me olvida escribir y terminar esto (y aún queda la 4ª). e____e si kirt no me lo pidiera, pasaría desapercibido.

De hecho, no me acordaba de qué diablos hice el domingo, así que le pedí a kirt que me hiciera un poco de memoria… si es que se me olvida todo!

La noche anterior volví a casa y me puse a jugar a ese juego al que la gente noob llama “LoL” y que consiste nada más que manejar un personaje parecido a los teletubbies e ir matando héroes contrarios por un mapa que parece más una escena de “Alicia en el País de las maravillas” que un mapa de un juego como tal.
Sigue leyendo

Estancia en Valencia / Otakuart! (parte 2)

Prosiguiendo mi parte 1, que lo dejé en el “Antes de comenzar” el evento.

Eran sobre las 10 y media de la mañana, yo con un sueño del 15 con una face de “cama…necesito una cama…”, miembros de Studiokat saliendo del Metro. Me encuentro con Ire , que era quien me iba a alojar en mi corta estancia en Valencia. Y me lleva al recinto de Otakuart (aká OA).

El evento todavía no había comenzado, por tanto, nos dejaron pasar por ser miembros del Staff… (claro, yo no era del staff). Entrabas, te saludaban personas organizadoras de Studiokat y tú eres el típico desconocido que va a una party y no conoces a “naide” y te quedas “tóo rayao” en medio sin hacer nada.

Lo que me extrañó fue, todos te conocen o : como “el amigo de Ire” o como “el chico del Rubik” [Rubrick, rurik, cubo, brurik.. o como lo llame la gente]. Y piensas : “Coño! si parezco famoso!”, aunque sabes que alguien te baja los pies a la tierra, qué mejor que ser uno mismo.

Pude ver los stands de venta tanto de cómics como de otros objetos antes de que abriera, no había casi nadie en ellos, y claro, te entra el gusanillo de “bueeeno, ¿y si lo cojo prestado?”, pero te dices : “Henxu, contrólate”. Y de allí hasta sobre las 12 o algo, me encontraría con AzuL y su novia Raquel en la boca de metro de Salt de l’Aigua, para posteriormente, realizar el taller de Penspinning en OA.

Dentro del recinto, y estando en la parte del escenario, vimos parodias de canciones como la de “La abeja Maya” re-masterizada a “La abeja Maya Violadora” o algo así… con contenidos muy obscenos?, no, lo siguiente. Más tarde, nos encontramos con Rubensky (y su novia) que iba con un mod en la mano, justo antes de que AzuL empezara a “maniobrar” nuestro gesto identificador : “La spinning señal”. Pero bueno, después fuimos a la sala donde se realiaría “El susodicho taller de Penspinning”, que no fue más a … 1 persona interesada, a excepción de Kaz y a “un sospechoso que no fue a Expomanga” que ya nos conocían de Expomanga 2010. (sí hijos, nos conocía antes de “conocernos” =)  )

Si habéis pasado por el blog de AzuL/Vik SpinAlong (http://spinalong.wordpress.com/2010/07/18/azul-en-otakuart-2010/) habréis leído que fue bastante épico (en cuanto a fail se refiere). Corroboro lo dicho por AzuL, habían salas con un olor muy…. “Exquisito”, donde hacía falta mucho Rexona, de hecho , pensamos en llevar un cartel sobre eso. Como ya comentó, fue una pena que nuestro taller no llegara a más. De todas maneras, gracias a Studiokat (y a Yohiro), por habernos dejado un huequecillo.

El resto del día lo pasamos en su mayoría en la zona del escenario, sentados alrededor de una mesa a lo “VIP”, haciendo PS, charlando y yo a mi rollo de “hacer cubos a ciegas”… Lo que te puede ayudar el cubo, y lo útil que puede llegar a ser a veces, juas juas juas, un menú de Ramen y bebida gratis por cortesía de Suman (el Goku coreano). Aunque el resto prefirió ir a comprar cosas en el Mercadona para comer luego dentro del recinto.

Una vez Azu y Rachel se fueron, y una vez que Rubensky y su novia estuvieran sin rastro aún dentro de OA, me quedé en el escenario (casi durmiéndome) viendo el concurso de Cosplay veraniego, y más tarde, viendo la batalla campal de Softcombat antes de que empezara el Silent Otakuart. Eso fue un bombazo, con sólo deciros que “ya me gustaría a mí subir al escenario ese” os lo he dicho todo (con toda la ironía del mundo). Menudas torturas… =)

Al cerrar el recinto, los miembros del staff fueron a cenar al Burguer, y Kirt fue tan benévolo de no dejarme tirado en medio de la autopista y llevarme con ellos. Empiezas a familiarizarte con bastante gente y te comienzas a sentirte “como en casa”. Eso sí, me llamó la atención de que allí el BK es como el Foster’s, es decir, allí pagas tu menú y tienes bebida, pudiéndola rellenar las veces que quieras, un detalle que los BK madrileños no tienen con nosotros.

Vuelta a casa, y a dormir.

Estancia en Valencia / OtakuArt! (parte 1)

Bueno, pues aquí vuelvo, ya con 17 años escribiendo en el blog.

Antes de escribir esto, tenía pensado redactar un post sobre otro tema que me surgió a la cabeza, pero para vago yo, y todos vosotros, que os conozco. Así que a petición de un buen amigo mío, os contaré qué hice en los 3 días que pasé en Valencia de viaje y de paso por Otakuart. (Que fue para lo que fuí).

Todo comenzaba un viernes por la tarde, que fue 9 de julio si mal no me acuerdo. En el que vago y perezoso, casi pasando del tema y jugando al ordenata; vuelve mi madre de trabajar y me empieza recordando tooooooooooooodo lo que me tengo que llevar, que si tal que si cual…. Ya sabéis, las madres, qué haríamos sin ellas =).

Bien entrada la noche, me pongo a preparar la maleta y a meter cositas inútiles dentro (veáse, cubos, bolis…ropa?) y pienso… “Menudo día me va a esperar”. Terminé como sobre las 2, ya que me entretení viendo una película de RAMBO (Bien de disparos que pegaba el tío), y “otra vez” mi madre diciéndome que abrazara la almohada una horita antes de salir hacia el aeropuerto. A hacerla caso, qué remedios.

Suena el despertador con la música de “Hell song” de Sum41. Son las 3 de la madrugada, llamo a mi padre que estaba jugando al orde (sí, habéis leído bien, al orde; juegos de cartas online y todo eso) y le digo que ya es hora de partir [que no parir]. Le doy un abrazo a mi madre antes de irme, y lógicamente, me voy.

Llego al aeropuerto sobre las 4 y allí me despido de mi padre. Desde las 4 hasta las 6 que tocaba entretenerme con algo para no quedarme frito y hacer el ridículo (aunque bien que estaba todo el mundo dormido…) total, saqué el portátil y a jugar.

Llegadas las 6 de la mañana, nos llamaron para el embarque del avión, pensaba que iba a haber problemas con el tamaño de mi equipaje de mano, pero ni lo miraron. Bien por Henxu!. Subí al avión, pero no pude coger un asiento al lado de la ventana. Quería ver todas aquellas zonas por las que sobrevolaba y si podía, hacer fotos, pero no quería gastar la batería del móvil, no llevaba el cargador encima.

El subir a un avión me recordó las veces pasadas que había estado en él. Y lo mal que lo pasabas cuando hacías presión con la mandíbula y tus oídos hacen “pum”, y no una vez, sino otra y otra y otra…Me pasé casi todo el tiempo dormido, hasta que llegó la hora de aterrizar y “zasca”, te despierta la azafata diciéndote que te apretaras el cinturón, pues, como era de esperar, había que aterrizar.  Y tú medio dormido, con cara de “anestesiado en el dentista”, tardas media hora en encontrar el maldito cinturón y cuando lo encuentras, “no sabes” abrochártelo O.o [tremendo].  Una cosa que me llamó la atención es el momento en el que el avión toca suelo y te da la sensación de que tocando tierra el avión no frena;  el susto que se lleva todo el mundo, parecía de película eso, gente abrazada a otra con cara de pánico… (Y yo que aparte de rambo ví una película de aviones que se estrellaban la noche anterior…)

Bajados del avión más despejado, notas que has dejado de estar en Madrid y que has llegado (por fin) a Valencia. Notas el aire más… húmedo, no tan cargado ni con el olor a mar de Bilbao, pero más “fresco”…[Joder, normal, eran las 7 y cuarto de la mañana… como para no hacer fresquito]. Y ves que entrando al aeropuerto, está todo en … ¡valenciano!. No tienes otra opción que guiarte por tu instinto traductor y de los iconitos. Vale, hay cosas escritas en español, como “Aseos”, pero en ese momento no me servían…

Llamo a la persona en cuya casa me iba a alojar durante estos 2 días (3 días 2 noches…) en su casa, y la despierto (SORRY U.u) para preguntar en qué parada de metro me tenía que bajar. Total, fui a la máquina (también en valenciano) y saqué como pude el billete, bueno, billete, dejémoslo en “panel magnético cubierto de papel con un dibujo de Kukuxumusu en él”, y pienso : Qué sofisticados, más que en Madrid.

Llego a la estación de Salt de l’Aigua sobre las… 8 y pico. Y me doy una vueltecilla buscando un bar donde pudiera desayunar. Al terminar vuelvo a la boca de la estación que por cierto, era bien bonita (sí, pero por la otra salida tenía mas “bujeros” de piedras en los cristales que años tiene la duquesa de Alba)

Eso sí, tuve que esperar como 2 horas (a base de resolver 2 cubos a 2 manos) hasta que llegara la maldita dichosa vaga marmota dormilona persona que me llevaría a Otakuart.  Aquí dejo yo mi primera parte, en la segunda parte pondré los días de Otakuart y cómo me lo pasé con los miembros de StudioKat (SOIS L@S AM@S!)